Ejecuciones hipotecarias en España suben en 2014 pese a incipiente recuperación

jueves 5 de marzo de 2015 13:48 CET
 

MADRID, 5 mar (Reuters) - Las ejecuciones hipotecarias de viviendas en España volvieron a crecer en 2014, mientras las familias trataban de hacer frente a sus deudas a pesar de que la economía empezaba a recuperarse después de años de crisis económica.

Los procedimientos de ejecución hipotecaria aumentaron más de un 9 por ciento, a 119.442, con respecto a 2013 y, entre ellos, los realizados contra particulares en su vivienda principal aumentaron un 7,4 por ciento, a 34.680, según datos hechos públicos el jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las ejecuciones hipotecarias se han disparado en los últimos seis años en España, la mayoría de ellos vinculados a hipotecas contratadas en el momento álgido de un boom inmobiliario en 2006 y 2007, justo antes de que el mercado inmobiliario se derrumbara.

España tiene una de las leyes hipotecarias más duras de Europa, lo que agravó los problemas para las familias cuando el desempleo se disparó durante la recesión. Casi el 24 por ciento de la población activa sigue sin empleo.

Los desahucios se convirtieron en una de las consecuencias más duras de la crisis, provocando protestas y campañas pidiendo medidas para aliviar las cargas familiares y poner más viviendas a disposición de los sectores más desfavorecidos, incluyendo propiedades que quedaron vacías cuando los constructores fueron a la quiebra.

Con unas elecciones generales previstas a finales de año, los desalojos siguen siendo un foco de los principales partidos políticos del país en las campañas.

El Partido Popular aprobó algunas medidas temporales para ayudar a los hogares más vulnerables a evitar los desahucios cuando la crisis causaba estragos en 2012. Normalmente en España no existe la posibilidad de saldar la deuda hipotecaria con el banco mediante la entrega de la vivienda hipotecada.

La economía ha remontado en parte por fuertes exportaciones y, últimamente, por el aumento del gasto de los consumidores, aunque la recuperación está tardando en llegar a muchas familias. Cuatro de cada cinco españoles aún creen que la situación económica es igual o peor que hace un año, según una encuesta oficial para febrero conocida esta semana.

El Gobierno aprobó la semana pasada una ley destinada a ayudar a las empresas y particulares a amortizar deudas, aunque las condiciones son muy estrictas. (Información de Sarah White; Traducido por Blanca Rodríguez)