El franco suizo y los Balcanes tumban al banco malo austriaco

martes 3 de marzo de 2015 18:20 CET
 

Por Michael Shields

MADRID, 3 mar (Reuters) - Entre los "bancos malos" que han surgido desde la crisis mundial, el austriaco Heta Asset Resolution destaca como un fracaso espectacular, derribado por reveses que van desde las exigencias de la normativa contable hasta los problemas de las economías de los Balcanes y la decisión de Suiza de dejar que se apreciara el franco.

Las preguntas giran en torno a cómo es posible que las cosas hayan ido tan mal tan rápidamente en Heta, fundado el año pasado a partir de la entidad crediticia Hypo Alpe Adria, cuya desaparición ya ha causado el peor escándalo financiero de Austria tras la guerra mundial.

Ahora Heta ha revelado un agujero de capital de 7.600 millones de euros, por lo que los supervisores tomaron el control esta semana y suspendieron sus pagos de deuda.

Otros bancos malos, como en Irlanda, se han hecho con activos de entidades crediticias con problemas en precios basados en los peores escenarios y los han vendido después a precios más altos. Pero en el caso de Heta, que posee los activos de una entidad crediticia en lugar de varias como en Irlanda o España, el peor escenario ha resultado lamentablemente optimista.

Los contribuyentes austriacos ya han entregado 5.500 millones de euros en ayudas a Hypo Alpe Adria. Aún así, la noticia de que una auditoría concluyó que el balance de Heta estaba sobrevalorado en casi un 50 por ciento ha conmocionado a la nación, aunque esta vez serán los inversores quienes paguen el plato.

Después de años de dar patadas hacia delante, Austria finalmente echó el cierre de un banco con problemas letales que ha gozado de avales de la provincia donde nació, Carintia, base del agitador derechista Jörg Haider, que murió en un accidente de coche justo cuando la crisis mundial entraba en erupción, a finales de 2008.

El partido en la oposición Neos quiere que los fiscales investiguen la debacle del banco, pero los supervisores restan importancia a la posibilidad de que Hypo alterara sus libros para ocultar pérdidas.

"No tenemos ninguna indicación hasta el momento de que se falsificara el balance. Si lo hiciéramos tendríamos que investigar", dijo a periodistas Klaus Kumpfmueller, codirector del organismo de supervisión financiera FMA.   Continuación...