El primer ministro griego critica a España y Portugal

sábado 28 de febrero de 2015 15:51 CET
 

Por Costas Pitas y David Stamp

ATENAS, 28 feb (Reuters) - El primer ministro griego Alexis Tsipras acusó a España y Portugal el sábado de encabezar una conspiración conservadora para derrocar su gobierno centrado en una política anti austeridad, diciendo que los dos gobiernos vecinos estaban preocupados por el avance de las fuerzas radicales antes de las elecciones previstas para este año.

Tsipras también rechazó las críticas de que Atenas había rebajado sus pretensiones en las negociaciones para acordar una ampliación del rescate financiero, diciendo que el enfado de las fuerzas conservadoras en Alemania demostró que su gobierno logró algunas concesiones.

Los griegos han centrado gran parte de su crítica sobre los años de austeridad impuestos por los acreedores internacionales en Alemania, el mayor contribuyente al paquete de ayuda de 240.000 millones de euros concedido al país heleno.

Pero en un discurso ante su partido Syriza, Tsipras criticó a Madrid y Lisboa, acusándolos de adoptar una línea dura dentro del Eurogrupo en las negociaciones sobre la ampliación del rescate.

"Nos encontramos enfrente de un eje de poderes ... liderado por los gobiernos de España y Portugal, que por razones políticas obvias intentaron llevar las negociaciones al borde del precipicio", dijo Tsipras, quien ganó las elecciones parlamentarias el pasado 25 de enero.

"Su plan era y es desgastar, derrocar o forzar la rendición incondicional de nuestro gobierno antes de que nuestro trabajo comience a dar frutos y antes de que el ejemplo griego contagie a otros países", dijo, y añadió: "Y, sobre todo, antes de las elecciones en España."

el nuevo movimiento social de Podemos lidera algunos sondeos de opinión en España, convirtiéndose en una seria amenaza para el gobierno conservador de Mariano Rajoy, de cara a las elecciones generales previstas para finales de este año.

Rajoy fue a Atenas menos de quince días antes de los comicios griegos para apoyar al candidato conservador y advertir a los votantes ante las promesas "imposibles" de Syriza. Su intervención cayó en saco roto y el candidato de Rajoy sufrió una clara derrota en las urnas.   Continuación...