Operador de Fukushima encuentra nueva fuente de filtración de radiación hacia el mar

martes 24 de febrero de 2015 19:32 CET
 

TOKIO, 24 feb (Reuters) - El operador de la planta nuclear de Fukushima, afectada por un tsunami, dijo el martes que había encontrado una pileta en el techo de un edificio con agua altamente contaminada que probablemente se filtró al mar a través de un canalón cuando llovió.

El descubrimiento se da cuatro años después de que un fuerte terremoto y un devastador tsunami provocaron fusiones en los reactores de Tokio Electric Power Co Inc.

También ocurre un año y medio después de que el primer ministro, Shinzo Abe, asegurase al Comité Olímpico Internacional que las filtraciones de radiación en la planta estaban "bajo control".

La victoria de Tokio sobre sus rivales Madrid y Estambul para albergar los Juegos Olímpicos de 2020 se dio poco después de la declaración de Abe.

Tokio Electric dijo que era consciente desde la primavera pasada que los niveles de radiación en el agua en una de las canalones de la planta aumenta cuando llueve, pero que acababa de confirmar la fuente de la contaminación el martes.

La filtración de agua contaminada al mar en sí misma no viola las regulaciones porque el derrame de radiación desde la planta está controlado por niveles monitorizados de radiación en el agua marina, dijo un funcionario de la Agencia Nuclear de Regulación.

No ha habido cambios significativos en los niveles de radiación en el agua de mar cercana, dijo Tokyo Electric.

La empresa cree que gravilla y bloques en el techo del edificio son la fuente de la contaminación y dijo que planea retirarlos para finales de marzo y tomar otras medidas para evitar que el agua de lluvia se contamine.

Muestras de agua de lluvia recolectadas en un rincón del techo contenían 23.000 becquereles por litro de cesio 137, más de 10 veces mayor a los niveles de radiación en muestras de agua tomadas en otras partes del lugar, dijo Tokyo Electric. (Información de Kiyoshi Takenaka; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Gabriel Sánchez en Madrid)