Regulador irlandés de Apple y Facebook quiere potestad para imponer multas

martes 17 de febrero de 2015 20:07 CET
 

Por Conor Humphries

DUBLÍN, Feb 17 (Reuters) - La nueva directora del organismo de protección de datos de Irlanda espera tener potestad para imponer fuertes multas a algunas de las grandes compañías de Internet del mundo gracias a las leyes de privacidad europeas, a pesar de la oposición por parte de algunos países de la Unión Europea que quieren que las responsabilidades se compartan de forma más amplia.

Helen Dixon asumió a finales del año pasado el comisionado de protección de datos irlandés, convirtiéndose así en la reguladora sobre materia de privacidad de grandes multinacionales como Facebook, Apple y Yahoo! , que situaron en el país su principal sede europea.

Las normas sobre protección de datos se han convertido en una de las cuestiones más importantes para empresarios y consumidores preocupados por la información que empresas de Internet puedan ceder a servicios de seguridad y de publicidad.

Como resultado de esta preocupación, la Unión Europea ha acordado introducir multas de hasta un cinco por ciento de los ingresos globales de una compañía en caso de que incumplan la nueva y unificada ley de privacidad de datos que han propuesto, lo que podría significar, según los niveles de ingresos anuales actuales una posibles multa de hasta 100 millones de dólares para LinkedIn, o de 15.000 millones para Apple.

El papel de los principales reguladores como Dixon como árbitro único bajo la nueva regulación podría verse comprometido en el caso de que se admita una propuesta que permitiría a agencias de otros países de la UE intervenir en casos en los que aleguen que tienen intereses, lo que podría darles derecho a veto.

Una contrapropuesta para exigir que cualquier intervención se considere "relevante y razonada" podría hacer el sistema menos difícil de manejar", dijo Dixon.

Independientemente del resultado, Dixon aseguró que todavía espera que la dejen ser la responsable de imponer las nuevas "supermultas" a las compañías que declaren Irlanda como sede europea principal.

Según la ley de protección de datos irlandesa, Dixon sólo puede poner multas de hasta 250.000 euros.   Continuación...