Rentabilidad del bono griego salta tras el desafiante discurso de Tsipras

lunes 9 de febrero de 2015 10:08 CET
 

Por Marius Zaharia

LONDRES, 9 feb (Reuters) - La rentabilidad del bono griego subió hasta 120 puntos básicos el lunes después de que el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, adoptara un tono desafiante en su primer discurso ante el Parlamento, intensificando la presión sobre Atenas, cuya calificación crediticia fue de nuevo degradada.

Tsipras esbozó una lista de medidas para revertir la austeridad impuesta por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional y prometió no ampliar el actual acuerdo de rescate.

En su primer discurso ante el Parlamento tras las elecciones del mes pasado, el primer ministro dijo que en su lugar buscaría un préstamo puente en las próximas dos semanas para mantener Grecia a flote. Su ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, advirtió de que el euro se derrumbaría si Grecia sale de la moneda única.

"La posibilidad de que Grecia salga de la zona euro se ha incrementado con el discurso del 35 al 50 por ciento", dijo Gary Jenkins, estratega de crédito de LNG Capital.

La rentabilidad del bono griego a 10 años subió 59 puntos porcentuales al 11,04 por ciento en la apertura el lunes, mientras que la rentabilidad a tres años se disparó a 120 puntos básicos al 19,18 por ciento.

Había pocos indicios de que las capitales de la UE estuvieran dispuestas a aceptar un cambio en las medidas de austeridad griegas para ampliar los préstamos, dando más tiempo para negociar con Atenas.

El país está cada vez sometido a una presión mayor para cumplir los compromisos adquiridos con el rescate, por 240.000 millones de euros, del FMI y la UE. El BCE dijo que dejaría de aceptar deuda griega a cambio de financiación a partir del miércoles, obligando a los bancos locales a recurrir a préstamos de emergencia del banco central griego, más caros.

Además, el viernes Standard & Poor's rebajó la calificación de la deuda soberana de Grecia a B- desde B, advirtiendo de que las restricciones de liquidez sobre los bancos locales limitaría el tiempo que tiene el nuevo gobierno para alcanzar un acuerdo con sus acreedores. Moody's situó su calificación Caa1 en revisión.

La rentabilidad italiana y española a 10 años subió cuatro puntos básicos cada una a un 1,62 y 1,53 por ciento, respectivamente. (Traducido por Emma Pinedo)