Nuevos sistemas de luz y aire protegerán los frescos de la Capilla Sixtina

jueves 30 de octubre de 2014 09:42 CET
 

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 30 oct (Reuters) - El Vaticano presentó el miércoles nuevas luces de alta tecnología y bajo consumo junto a sistemas de purificación del aire, para proteger a los delicados frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina del daño que producen las cada vez mayores multitudes de turistas.

El polvo que entra desde el exterior, el sudor corporal y el dióxido de carbono representan grandes riesgos para las obras maestras, que tienen más de 500 años de antigüedad y entre las que se encuentra una de las escenas más famosas en la historia del arte, el brazo de un Dios con barba que se extiende para dar vida a Adán.

Para proteger los frescos, el Vaticano ha decidido restringir la cantidad de visitantes a la capilla, donde se elige al Papa en un cónclave secreto, a 6 millones de personas al año.

Los sistemas de iluminación y aire acondicionado previos fueron instalados en 1994, cuando la cantidad de visitantes llegaba a cerca de 1,5 millones, y se habían vuelto insuficientes para proteger la obra del maestro del Renacimiento.

El nuevo sistema de aire acondicionado y filtrado, que es virtualmente invisible para los visitantes y utiliza ductos que ya existían en la construcción, mueve el aire a una velocidad muy baja, para no dañar los frescos.

Cámaras ocultas, incluidas dos en el enorme panel del Juicio Final detrás del altar, revisan la cantidad de personas, mientras que unos 70 monitores controlan las máquinas afuera de la capilla que determinan el flujo de aire, filtran el polvo y reducen la humedad.

"Esta capilla es una estructura única, así que pasamos mucho tiempo entendiendo cómo fluye el aire aquí para hacer un mapa de la tecnología", dijo John Mandyck, jefe de sostenibilidad de Carrier, filial de United Technologies, que desarrolló el sistema.

El nuevo sistema de luces, elaborado por la alemana Osram , usa unas 7.000 lámparas LED (diodo emisor de luz) que consumen hasta un 90 por ciento menos de electricidad y reducen el calor para proteger los frescos.

Tiene tres niveles de iluminación. Uno muy bajo que será utilizado cuando la capilla esté vacía, un nivel de iluminación medio que será usado cuando la capilla esté abierta a turistas y un tercero, mucho más brillante y que emite más calor que será puesto en funcionamiento algunas veces al año durante ceremonias papales. (Información de Philip Pullella; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Raquel Castillo; )