En busca de la "i" perdida en el nuevo reloj de Apple

jueves 11 de septiembre de 2014 13:15 CEST
 

Por Christina Farr y Jennifer Saba

SAN FRANCISCO, 11 sep (Reuters) - El lanzamiento del martes de Apple fue un espectáculo de marketing repleto de dispositivos, hipérboles corporativas y celebridades de todo tipo. Sin embargo hubo una ausencia importante: la "i" delante del Watch.

El prefijo de Apple ha funcionado como imagen de marca para generaciones de productos, desde el iPhone al iPad, pero en el anuncio "del nuevo capítulo de Apple" el martes el consejero delegado Tim Cook decidió llamar a las cosas por su nombre.

Una compañía que gasta cientos de millones de dólares en marketing y publicidad de sus dispositivos no hace las cosas sin una deliberación previa. Algunos expertos dicen que Apple eligió la nueva denominación comercial para distinguir a su primer nuevo dispositivo en cuatro años y mandar un mensaje público al público de que entra en un nuevo territorio.

Otros dicen que la ausencia de la vocal hace referencia al posicionamiento del reloj como un complemento del iPhone - el cual necesita para funcionar - en lugar de un producto independiente.

Apple no respondió a la solicitud de comentarios.

Cook, que trabajó durante años bajo la sombra de su legendario predecesor Steve Jobs, dejó el reloj para el final el martes. Es el primer producto que presenta, y lo hizo con un rastro de emoción en su voz.

Antes de desvelarlo, habló sobre el significado histórico del Flint Center, el lugar donde un joven Jobs presentó el Macintosh hace décadas.

La compañía que entró en los 'smartphones' en 2007 y en las tabletas en 2010 vuelve a adentrarse en territorio desconocido, aunque esta vez la demanda inherente es más incierta. Los estudios tecnológicos predicen que en 2015 se venderán unos 42 millones de relojes avanzados; Apple, a veces, vende esa cantidad de iPhones en tres meses.

El impacto financiero de la compañía permanece incierto, pero los análisis dicen que el éxito del Apple Watch ayudará a renovar su fama de innovación. En los últimos años, Apple parecía estar atrapada en su iPhone, lanzando un nuevo modelo cada dos años. (Escrito por Edwin Chan, Traducido por Francisco Pazos)