Un grupo empresarial de EEUU, preocupado por los reguladores en China

martes 2 de septiembre de 2014 11:22 CEST
 

Por Michael Martina

PEKÍN, 2 sep (Reuters) - Las empresas extranjeras cada vez están más preocupadas de ser el objetivo de los reguladores chinos, dijo martes un grupo empresarial estadounidense, mientras una agencia de competencia china defendió sus investigaciones a empresas como la fabricante de microprocesadores Qualcomm.

La Cámara de Comercio estadounidense en China es el último grupo de presión empresarial que hace pública su queja sobre una serie de investigaciones a al menos 30 empresas extranjeras, mientras China quiere hacer cumplir una ley antimonopolio de 2008.

Hay una creciente percepción de que las empresas multinacionales están bajo una "obligación selectiva y subjetiva" empleando "acercamientos legales y extralegales", dijo la Cámara en un informe.

Un sondeo entre 164 miembros mostró que el 49 por ciento de los encuestados sentía que las empresas extranjeras fueron señaladas en recientes campañas contra la corrupción, frente al 40 por ciento de una encuesta de 2013 entre 365 miembros. El 25 por ciento dijo que no estaba seguro o lo desconocía y el 26 por ciento dijo que no.

La Cámara de Comercio de la UE en China expresó en agosto su preocupación por las investigaciones de competencia, diciendo que China usaba tácticas de mano dura y parecía dirigirse injustamente contra empresas extranjeras.

Xu Kunlin, el director general de supervisión de precios y de la oficina antimonopolio de la Comisión de Reforma del Desarrollo Nacional, reiteró que las empresas locales y extranjeras son tratadas con igualdad por parte de su organización.

El sector automotriz ha estado en el punto de mira en los últimos años. El mes pasado, el regulador chino multó con 201 millones de dólares a 12 fabricantes de coches japoneses que dijo que habían incurrido en manipulación de precios.

El regulador investiga ahora a la filial china de Qualcomm después de decir en febrero que la empresa era sospechosa de haber sobrecargado y abusado de su posición de mercado en los estándares de comunicación inalámbrica, unas acusaciones que podrían llevar a multas récord de más de 1.000 millones de dólares.

Otro regulador chino anticompetencia, la Administración Estatal para la Industria y el Comercio, dijo el lunes que había dado a Microsoft 20 días para contestar a las dudas de compatibilidad de su sistema operativo Windows y de su aplicación Office en una investigación a la mayor empresa mundial de software.

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Qin Gang, dijo que esperaba que las empresas extranjeras "cumplan la ley china", en respuesta en rueda de prensa a una pregunta sobre el papel del regulador. (Información de Michael Martina y Brenda Goh y Sui-Lee Wee. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)