España no está en deflación y tendrá IPC positivo a fin de año -Economía

jueves 28 de agosto de 2014 12:43 CEST
 

MADRID, 28 ago (Reuters) - Tras encadenar dos meses consecutivos con caídas de precios, el Gobierno español cree que la tendencia podría continuar otros dos meses más, aunque el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, descartó la temida deflación y afirmó que España cerrará 2014 con los precios en positivo.

"Posiblemente los dos próximos meses todavía se registren tasas de caída de precios, pero esperamos terminar el año con tasas positivas", dijo Latorre en rueda de prensa.

Pese a que los datos adelantados de agosto ofrecieron un descenso del 0,5 por ciento en el Índice de Precios al Consumo (IPC), el secretario de Estado considera que no se puede hablar de deflación en la economía puesto que la demanda interna continúa al alza.

"Yo no creo que estemos en una situación que se pueda calificar como de deflación, entendida como un proceso en el que la demanda está cayendo, los precios están cayendo y se inicia un proceso continuado de caída de precios. La demanda interna, al contrario está mostrando muestras de fortaleza y de mayor impulso", dijo Latorre.

En una rueda de prensa para explicar los datos, Latorre dijo que se han visto afectados por elementos volátiles, principalmente por el componente de energía y que otras partidas más estables de la cesta de precios no tienen ese comportamiento negativo.

"Los precios (bajan) por motivos puntuales, por reformas estructurales que permiten ganancias de eficiencia (...) o por cuestiones de volatilidad (...) Esto explica estos niveles negativos que entendemos son puntuales de meses concretos, pero ni mucho menos un proceso continuado de bajada de precios", agregó.

Precisamente la pujanza de la demanda interna ha sido un elemento fundamental para que el Instituto Nacional de Estadística confirmase los datos de crecimiento del PIB, que repuntó un 0,6 por ciento intertrimestral en el segundo trimestre.

La contribución al crecimiento agregado de la demanda nacional fue un punto y dos décimas superior a la registrada en el trimestre anterior, pasando de 0,7 a 1,9 puntos, mientras que la demanda exterior redujo su aportación al PIB trimestral en cinco décimas respecto al trimestre pasado (de -0,2 a -0,7 puntos). (Información de Carlos Ruano, escrito por Andrés González, Editado por Jose Elías Rodríguez)