Tras desastres, la plantilla de Malaysia Airlines se prepara para recortes

miércoles 27 de agosto de 2014 12:48 CEST
 

Por Al-Zaquan Amer Hamzah y Siva Govindasamy

KUALA LUMPUR, 28 ago (Reuters) - Mientras los cuerpos del derribado vuelo MH17 eran repatriados, un grupo de asistentes de vuelo de Malaysia Airlines se abrazaban y lloraban apenados, ataviados con pañuelos negros en la cabeza que contrastaban con sus uniformes de color rosa y turquesa.

Los 19.500 trabajadores de Malaysia Airlines (MAS) se enfrentan ahora a una nueva prueba porque la cuarta parte de ellos podrían perder su empleo en la deficitaria línea aérea después de los desastres aéreos que sufrieron este año dos de sus aviones. El vuelo MH370 sigue sin rastro después de su desaparición en marzo mientras hacía la ruta de Kuala Lumpur a Pekín.

El plan de reestructuración que está preparando el gobierno malasio, que previsiblemente incluirá fuertes recortes de empleo, reducción de rutas y un cambio en la dirección del grupo, podría anunciarse este mismo jueves, día en el que MAS publica sus resultados del segundo trimestre.

Las cuentas, probablemente las últimas como compañía cotizada, podrían mostrar un desplome en la venta de billetes y fuertes pérdidas, a pesar de que el trimestre se cerró antes del derribo en julio del vuelo MH17 cuando sobrevolaba Ucrania.

Mientras el fondo soberano Khazanah Nasional, accionista mayoritario de la compañía prepara la salida de bolsa de la empresa e introduce eficiencia, debe levantar la desmoronada moral del personal y ganarse al poderoso sindicato de trabajadores si quiere que sus esfuerzos tengan éxito.

"MAS está sufriendo un problema de imagen y un problema con el personal", dijo Nik Huslan, ex piloto de aerolínea malasia. "Tienen que encontrar a alguien a quien la plantille respete y en el que puedan apoyarse".

Incluso antes de las dos tragedias aéreas, gente de la aerolínea dijo que el descontento de la plantilla había aumentado a lo largo de los últimos años por los radicales giros estratégicos, cambios en la cúpula directiva y unas pobres expectativas profesionales.

Tras ser una de las más aerolíneas con mayor prestigio y rápido crecimiento en la década de 1990, MAS se ha ido quedando rezagada respecto a rivales de lujo como Singapore Airlines y ha sufrido mucho el auge de aerolíneas de bajo coste como AirAsia. La compañía no han tenido beneficios anuales desde 2010.

El doble desastre de este año ha causado nuevas tensiones. Un total de 186 tripulantes de vuelo de MAS se fueron de la compañía entre enero y julio, muchos de ellos por presiones familiares para no volar tras los dos accidentes. Más de 5.000 personas trabajan como tripulantes de cabina o pilotos en MAS y la compañía asegura que la tasa de dimisión ha vuelto a niveles normales.

Cerca de la cuarta parte de los empleados de MAS probablemente perderán su empleo con el plan de Khazanah, dijo una fuente con conocimiento directo de la situación a Reuters. Este caramelo amargo se endulzará posiblemente con costosas indemnizaciones y ofertas de trabajo en otras empresas públicas. (Escrito por Stuart Grudgings; editado por Kenneth Maxwell)