Papa advierte a cleros católicos que sean humildes y no hipócritas

domingo 17 de agosto de 2014 10:26 CEST
 

Por Philip Pullella y Ju-min Park

KKOTTONGNAE, Corea del Sur, 16 ago (Reuters) - El Papa Francisco hizo el sábado una clara advertencia a los cleros católicos romanos, al sostener que aquellos que profesan la pobreza mientras viven una vida de ricos eran unos hipócritas que dañan la imagen y la misión de la Iglesia.

En el tercer día de su visita a Corea del Sur, Francisco celebró una enorme misa al aire libre en el centro de la capital Seúl, donde denunció la creciente brecha entre los ricos y pobres, instando a la gente en las sociedades más pudientes a escuchar "el llanto de los pobres" entre ellos.

Mas tarde, voló en helicóptero a un centro de personas enfermas, discapacitadas y sin hogar que es administrado por la Iglesia en el centro de Kkottongnae, al sudeste de Seúl.

Ahí, el pontífice consoló a niños y adultos enfermos, algunos de ellos desfigurados, con severas discapacidades y en sillas de ruedas, y declinó usar una cómoda silla blanca que había sido preparada para él. "Me gusta estar parado", dijo. Haciendo honor a la tradición local, Francisco se quitó los zapatos al ingresar al centro.

Más tarde, elogió a los clérigos que dedican sus vidas a los necesitados y los instó a mantenerse en el bueno camino.

"La hipocresía de aquellos hombres y mujeres consagrados que profesan votos de pobreza, y aún así viven como ricos, daña las almas de los fieles y a la Iglesia", dijo.

Francisco ha estado instando a funcionarios católico romanos a vivir vidas más simples y renunció a los departamentos papales en el palacio del Vaticano para optar en cambio por habitaciones más modestas en una casa de huéspedes de la Iglesia.

En marzo, el Papa Francisco ordenó a un prelado alemán, conocido como el "obispo del lujo" por gastar 31 millones de euros (41,5 millones de dólares) en fondos de la Iglesia en una extravagante residencia, abandonar su diócesis.

En su primer día de visita en Corea del Sur el jueves, Francisco sorprendió al elegir un modesto Kia Soul gris oscuro como su medio de transporte para la visita de cinco días al país asiático.

Más temprano el sábado, el Papa beatificó a 124 mártires coreanos que fueron asesinados por negarse a renunciar al cristianismo en los siglos 18 y 19. La beatificación es el último paso antes de la santidad en la Iglesia Católica Romana. (Información adicional de Kahyun Yang; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile, Editado por Francisco Pazos en Madrid.)