Brasil espera una inauguración del Mundial tranquila

jueves 12 de junio de 2014 10:59 CEST
 

Por Brian Winter y Kieran Murray

SAO PAULO, 12 jun (Reuters) - Después de años de retrasos en la construcción y sobrecostes, el Mundial comienza el jueves en Brasil en medio de una nube de descontento en el país similar a la alegría de los aficionados extranjeros que han acudido al torneo.

La selección brasileña se mide a Croacia en el partido inaugural que se disputará en un estadio de nueva construcción en Sao Paulo, cuyo coste y retrasos en la entrega encarnó unos preparativos para el Mundial salpicados de problemas.

Brasil es visto por muchos aficionados en todo el mundo como la cuna espiritual del fútbol y cientos de miles de personas acudirán al país sudamericano durante el mes que dura el torneo, pero hasta ahora el entusiasmo entre los brasileños ha sido nulo.

Muchos están molestos por los más de 11.300 millones de dólares gastados para preparar el Mundial cuando servicios sociales básicos cuentan con muy pocos recursos.

Las masivas manifestaciones en las calles llegaron al país el año pasado y aunque han ido reduciéndose en número recientemente, las autoridades esperan que un núcleo duro unos centenares de personas intenten bloquear el tráfico al estadio el jueves. Eso podría desatar violentos enfrentamientos con la policía.

Los brasileños dicen que el país se animará a medida que empiece la acción, especialmente si su equipo justifica su condición de favorito para ganar el campeonato por sexta vez, algo que representa un récord.

"Esperen a que Brasil empiece a ganar. Entonces verán a la gente en las calles", dijo Rogerio Souza, aficionado brasileño, aunque advirtió que la eliminación de Brasil causaría más descontento.

"Para los brasileños sólo cuentan los títulos. A nadie le importa un segundo puesto. Si no ganan el Mundial en casa, arreciarán las críticas", añadió.   Continuación...