La acción de Time cae pese a las promesas de crecimiento del presidente

martes 10 de junio de 2014 07:52 CEST
 

Por Liana B. Baker

9 jun (Reuters) - Las acciones de la editorial de revistas Time bajaron el lunes en su primera sesión en bolsa después de que la compañía se escindiera de Time Warner, pese a que el presidente ejecutivo Joe Ripp se comprometió a hacer crecer el negocio.

Time, entre cuyas publicaciones están People, Sports Illustrated y su revista insignia Time, operará ahora sin la cobertura de los otros negocios rentables de Time Warner, como el grupo de canales de televisión HBO o el estudio cinematográfico Warner Bros.

La escisión, que sigue una estrategia de News Corp y otras compañías de medios, es una respuesta a la constante caída de la circulación de revistas y de los ingresos publicitarios, porque los consumidores buscan cada vez más noticias y entretenimiento en teléfonos inteligentes y tabletas.

Ripp dijo en una entrevista el lunes que Time, que ya no depende más de su matriz por cuestiones de capital, podría ahora volcar más fondos a su negocio y llevar a la compañía más allá de sus productos impresos. El ejecutivo dijo que las adquisiciones en el sector digital son una posibilidad.

"Creo que van a ver muchas adquisiciones de parte nuestra. Algunas más pequeñas y algunas un poco más grandes, pero por ahora no estoy pensando en algo de 1.000 millones de dólares", añadió Ripp.

Las acciones de la compañía cerraron con un descenso de 18 centavos de dólar, o un 0,8 por ciento, a 23,30 dólares, después de recortar una caída de hasta 6 por ciento.

Como parte de la escisión, los accionistas de Time Warner recibieron una acción de Time por cada ocho acciones de Time Warner.

Time publica más de 90 títulos, entre ellos la revista de negocios Fortune, y opera 45 sitios web. Tras varios recortes de personal en los últimos años -una tendencia que continuaría bajo el mando de Ripp-, cuenta actualmente con unos 7.800 empleados. (Información adicional de Soham Chatterjee en Bangalore y Jennifer Saba en Nueva York; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Inmaculada Sanz en Madrid)