Altos cargos de la UE, contrarios a dar más flexibilidad al déficit galo

sábado 5 de abril de 2014 13:45 CEST
 

BERLÍN, 5 abr (Reuters) - El máximo candidato conservador a presidente de la Comisión Europea y el presidente del Bundesbank alemán se han mostrado en contra de conceder a Francia más tiempo para reducir su déficit, advirtiendo que una maniobra de esas características sentaría un peligroso precedente para otros países de la UE.

Jean-Claude Juncker, ex primer ministro de Luxemburgo y durante mucho tiempo presidente del Eurogrupo, formado por los ministros de Economía de la zona euro, dijo en Berlín que Francia no recibiría "un tratamiento especial" de nuevo, tras recibir dos años de prórroga para cumplir los objetivos de déficit el año pasado.

Francia, cuyo déficit se mantuvo en el 4,3 por ciento de su Producto Interior Bruto en 2013, ha señalado que quiere renegociar el actual plazo de 2015 para cumplir con el tres por ciento.

El ministro galo de Finanzas, Michel Sapin, tiene previsto viajar a Berlín el lunes para defender el tener un mayor margen de maniobra.

"Francia debe atenerse a las mismas reglas que Chipre, Malta y todos los demás", dijo Juncker, candidato del centroderecha a presidente de la Comisión Europea en las elecciones parlamentarias de mayo, dijo a periodistas en un congreso de los democristianos (CDU) de la canciller alemana Angela Merkel en Berlín.

"No contaría con que Francia recibiera de nuevo un tratamiento especial", agregó.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, en declaraciones al Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), calificó la petición de más margen de maniobra "un acto grave" procedente de un país que debería dar ejemplo en Europa.

"Deberíamos dejar claro a Francia cuáles son sus responsabilidades", dijo Weidmann, haciéndose eco de las declaraciones de Olli Rehn, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, que dijo al mismo diario alemán que las normas de déficit no existían para estar "jugando con ellas".

Francia tiene un largo historial de incumplimientos de las promesas fiscales y presionar para otro aplazamiento podría alimentar tensiones con Berlín.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que se entrevistará con Sapin el lunes, ha expresado su apoyo a la dura línea que defiende Rehn, aunque no llegó a descartar algo de flexibilidad.

Martin Schulz, el presidente socialdemócrata (SPD) del Parlamento Europeo y rival de Juncker para ocupar el máximo cargo de la Comisión Europea, ha señalado que Francia e Italia deberían tener más tiempo para cumplir los objetivos de déficit si lo necesitan. (Información de Andreas Rinke; Traducido por Emma Pinedo)