2 de abril de 2014 / 19:54 / hace 4 años

Chile evalúa los daños tras un potente terremoto y tsunami

Por Antonio De la Jara y Fabian Cambero

SANTIAGO, 2 abr (Reuters) - Chile intentaba el miércoles volver a la normalidad después de un violento terremoto en su costa norte, que causó al menos seis muertos y la evacuación de casi un millón de personas por temor a un tsunami que resultó menos destructivo de lo esperado.

La presidenta Michelle Bachelet voló a Iquique, una ciudad portuaria en el norte del país, para evaluar los daños y supervisar los esfuerzos para restablecer los servicios básicos como la electricidad y el agua interrumpidos por el sismo.

Más de 2.600 viviendas resultaron dañadas por el movimiento telúrico de magnitud 8,2 que estremeció la zona y encendió alarmas de tsunami a lo largo de todo el Pacífico latinoamericano.

El terremoto no afectó de forma importante a la minería, una crucial fuente de ingresos para Chile, el mayor productor mundial de cobre.

Bachelet, quien asumió el poder hace sólo tres semanas, presidió una reunión de un comité de emergencia en Iquique, una de las ciudades más golpeadas.

“Ha sido ejemplar, (la manera) de enfrentar un terremoto y un tsunami”, dijo la presidenta socialista a periodistas. “Nos han dado un gran ejemplo a todos, de cuando se actúa de manera conjunta, siguiendo el plan tal cual estaba establecido”.

En Iquique, miles de personas regresaban el miércoles a sus casas tras pasar la noche a la intemperie en cerros y plazas por el temor a que el tsunami provocara la misma devastación que uno de hace cuatro años que causó cientos de muertos y multimillonarios destrozos en el sur de Chile.

La televisión mostró imágenes de calles bloqueadas por derrumbes. En el puerto de Iquique, pescadores revisaban los restos de centenares de pequeñas embarcaciones destruidas por el violento oleaje para ver qué podían rescatar.

“Lo hemos perdido todo”, dijo con resignación el pescador José Valdés a una televisión local. “Sólo pudimos reflotar lo que quedó de la lancha”.

El Papa Francisco, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, el peruano Ollanta Humala y la argentina Cristina Fernández fueron algunos de los que expresaron solidaridad con Chile tras el sEÍsmo.

RECURSOS SIN RESTRICCIONES

Las autoridades todavía no han calculado el valor de los daños, pero la declaración de estado de catástrofe en la zona permite acceder a fondos de emergencia para reconstrucción.

“No hay restricciones en el uso de recursos para enfrentar la emergencia”, dijo el ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

Hacia las 09:00 GMT del miércoles, la Armada chilena levantó la alerta de tsunami que mantenía para la zona norte y centro del país desde que se produjo el seísmo la noche del martes a las 23:46 GMT.

Del otro lado del mundo, en Hawái, las autoridades instaron a los residentes a mantenerse lejos de las playas ante la llegada de las primeras olas provocadas por el terremoto en Chile. Expertos dijeron, sin embargo, que no preveían inundaciones, ni órdenes de evacuación.

Para muchos chilenos, la noche del martes revivió los amargos recuerdos del devastador terremoto de magnitud 8,8 de febrero de 2010 que fue seguido por un devastador tsunami y que causaron la muerte a más de 500 personas.

Las calles de Iquique fueron militarizadas para reforzar la seguridad, pero a diferencia no hubo noticias de saqueos.

No obstante, las autoridades seguían tras la pista de cientos de presas que aprovecharon el caos del terremoto para escapar de una cárcel de Iquique.

De las 322 mujeres que se fugaron, alrededor de 100 ya habían sido recapturadas o se entregaron voluntariamente tras visitar a sus familias, según el canal estatal de televisión TVN.

-- Infografía sobre el sismo link.reuters.com/cam28v

-- Infografía sismo y réplicas link.reuters.com/wyq28v

MINAS SIN DAÑOS

Si bien el sismo azotó la zona minera chilena, la estatal Codelco -la mayor productora de cobre del mundo- dijo que el epicentro estuvo lejos de sus operaciones.

Collahuasi, una de las mayores minas de cobre del mundo operada por Anglo American y Glencore Xstrata, dijo que esperaba volver a la normalidad en las próximas horas tras evacuar a sus trabajadores en la noche del martes.

El puerto Patache, que sirve a la minera, seguía cerrado la mañana del miércoles a la espera de una evaluación técnica, dijeron autoridades marítimas.

Algunos analistas creen que la producción de la industria minera se verá afectada por medidas de evacuación preventiva en faenas y puertos tras el seísmo.

Los colegios suspendieron las clases en muchas partes del norte de Chile, mientras las autoridades trabajan a contrarreloj para restablecer el suministro de electricidad en Iquique y otras ciudades.

También los aeropuertos volvían a operar. La aerolínea LAN dijo que suspendió 23 vuelos al norte de Chile, lo que afectó a unos 4.500 pasajeros.

Chile, al igual que otros países de la región andina, está en una zona altamente sísmica conocida como el “Anillo de Fuego” del Pacífico.

La nación de 16 millones de habitantes tiene una larga historia de terremotos, entre ellos el más potente del que se tenga registro en el mundo. (Información adicional de Felipe Iturrieta y Alexandra Ulmer; Edición de Teresa Larraz en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below