Chile evalúa los daños tras un potente terremoto y tsunami

miércoles 2 de abril de 2014 21:53 CEST
 

Por Antonio De la Jara y Fabian Cambero

SANTIAGO, 2 abr (Reuters) - Chile intentaba el miércoles volver a la normalidad después de un violento terremoto en su costa norte, que causó al menos seis muertos y la evacuación de casi un millón de personas por temor a un tsunami que resultó menos destructivo de lo esperado.

La presidenta Michelle Bachelet voló a Iquique, una ciudad portuaria en el norte del país, para evaluar los daños y supervisar los esfuerzos para restablecer los servicios básicos como la electricidad y el agua interrumpidos por el sismo.

Más de 2.600 viviendas resultaron dañadas por el movimiento telúrico de magnitud 8,2 que estremeció la zona y encendió alarmas de tsunami a lo largo de todo el Pacífico latinoamericano.

El terremoto no afectó de forma importante a la minería, una crucial fuente de ingresos para Chile, el mayor productor mundial de cobre.

Bachelet, quien asumió el poder hace sólo tres semanas, presidió una reunión de un comité de emergencia en Iquique, una de las ciudades más golpeadas.

"Ha sido ejemplar, (la manera) de enfrentar un terremoto y un tsunami", dijo la presidenta socialista a periodistas. "Nos han dado un gran ejemplo a todos, de cuando se actúa de manera conjunta, siguiendo el plan tal cual estaba establecido".

En Iquique, miles de personas regresaban el miércoles a sus casas tras pasar la noche a la intemperie en cerros y plazas por el temor a que el tsunami provocara la misma devastación que uno de hace cuatro años que causó cientos de muertos y multimillonarios destrozos en el sur de Chile.

La televisión mostró imágenes de calles bloqueadas por derrumbes. En el puerto de Iquique, pescadores revisaban los restos de centenares de pequeñas embarcaciones destruidas por el violento oleaje para ver qué podían rescatar.   Continuación...