Inmobiliarias chinas buscan financiación alternativa por recelo inversores

jueves 27 de marzo de 2014 11:39 CET
 

Por Clare Jim y Umesh Desai

HONG KONG, 27 mar (Reuters) - Los promotores inmobiliarios de China están recurriendo a valores respaldados por hipotecas y buscan otras alternativas de financiación a medida que los acreedores se vuelven más exigentes ante los crecientes temores sobre los mercados de deuda y bienes inmuebles del país.

Los compradores de bonos se están apartando de los promotores de segundo nivel, debido a que las ventas de propiedades se han enfriado al desacelerarse la economía. La esperada bancarrota de un promotor local y la primera suspensión de pagos de bonos en el país este mes han aumentado el escrutinio sobre aquellos que buscan crédito.

Las compañías inmobiliarias tienen una renovada sensación de urgencia para conseguir capital, después de que la presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, indicó que el banco central, que establece el tono global del coste del endeudamiento, podría elevar los tipos de interés en la primavera de 2015, antes de lo esperado por muchos inversores.

Unos tipos más altos podrían generar costes de endeudamiento mayores, tanto para las compañías como para los clientes que deseen adquirir viviendas.

Poniendo de manifiesto la búsqueda de vías alternativas de financiación, el fondo inmobiliario MWREF emitió este mes su primera oferta internacional de valores apoyados en hipotecas (CMBS, por su sigla en inglés) desde 2006. La oferta fue valorada con un rendimiento menor a los bonos de dos dólares emitidos la semana pasada, dijo IFR, una publicación de Thomson Reuters.

"El mercado verá más productos de este tipo", dijo el analista Philip Tse de Kim Eng Securities en Hong Kong. "Se está volviendo más difícil endeudarse, con la liquidez tan ajustada en el mercado de bonos. Es cada vez más difícil que las compañías más pequeñas emitan bonos de alto rendimiento".

Las notas, emitidas a través de una filial de MWREF, Dynasty Property Investment, están apoyados en ingresos de renta de nueve centros comerciales MWREF en China y están estructurados para dar a los inversores extranjeros un mayor estatus crediticio que el normal.

MWREF está administrada por el banco australiano de inversiones Macquarie Group, que no quiso hacer declaraciones.   Continuación...