Familiares de pasajeros de avión malasio chocan con la policía en Pekín

martes 25 de marzo de 2014 08:58 CET
 

PEKÍN, 25 mar (Reuters) - Decenas de familiares airados de los pasajeros del avión desaparecido de Malaysia Airlines se enfrentaron el martes con la policía frente a la Embajada de Malasia en Pekín, acusando al país del sureste asiático de "retrasos y engaños", al día siguiente de que confirmara que se estrelló en aguas remotas del sur de Australia.

Unas 20-30 familiares, enfurecidos, lanzaron botellas de agua contra la embajada y trataron de entrar en el edificio, exigiendo reunirse con el embajador, según testigos.

Anteriormente, muchos de ellos, con las caras llenas de lágrimas, habían formado un corro y coreado "el Gobierno malasio nos ha engañado", y "Malasia, devuélvenos a nuestros familiares".

La ira y el dolor de los familiares se desató el lunes por la noche, después de que el primer ministro malasio, Najib Razak, anunciara que el vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que despareció hace más de dos semanas cuando volaba desde Kuala Lumpur a Pekín, se estrelló en el sur del oceáno Índico.

Citando análisis de datos de satélites de la empresa británica Inmarsat, dijo que ya no hay dudas de que el avión se estrelló en el océano en uno e los lugares más remotos de la Tierra, lo que supone admitir implícitamente que las 239 personas a bordo han muerto.

El mal tiempo en la zona obligó el martes a suspender las tareas de búsqueda, justo cuando una serie de imágenes por satélite y avistamientos de objetos flotantes habían aumentado la esperanza de encontrar restos del avión.

La confusa respuesta inicial de Malasia y una percepción de una comunicación deficiente ha enfurecido a muchos familiares de los más de 150 pasajeros chinos, y tensado las relaciones entre los dos países.

El Ministerio chino de Asuntos Exteriores dijo el martes que espera que Reino Unido proporcione los datos de Inmarsat (Información de Megha Rajagopalan y Al-Zaquan Amer Hamzah; Ben Blanchard en Pekín; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile y Teresa Larraz en la Redacción de Madrid)