La empresa china Huawei condena la supuesta vigilancia de la NSA

domingo 23 de marzo de 2014 18:18 CET
 

BERLÍN, 23 mar (Reuters) - La empresa china de telecomunicaciones e Internet Huawei defendió su independencia el domingo y dijo que condenaría cualquier infiltración en sus servidores por parte de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA por sus siglas en inglés) si las informaciones sobre estas actividades de la NSA son ciertas.

El New York Times y la revista alemana Der Spiegel informaron este fin de semana, citando documentos filtrados por el exanalista de seguridad Edward Snowden, de que la NSA había obtenido datos sensibles y vigilado las comunicaciones de los ejecutivos de Huawei.

"Si las acciones en las informaciones son ciertas, Huawei condena tales actividades que invaden y se infiltran en nuestra red interna corporativa y vigila nuestras comunicaciones", dijo a Reuters John Suffolk, directivo de ciberseguridad global de Huawei.

"Las redes corporativas están bajo constante investigación y ataque de diferentes fuentes - esto es el statu quo de la edad digital de hoy", dijo Suffolk, defendiendo el historial de seguridad e independencia de Huawei y añadiendo que era muy exitoso en 145 países.

El New York Times dijo que un objetivo de la operación de la NSA, con el nombre en código "Shotgiant", era descubrir cualquier comunicación entre Huawei y el Ejército Popular de Liberación chino. Pero también quería aprovecharse de la tecnología de Huawei y llevar a cabo investigaciones a través de la red de ordenadores y teléfonos que Huawei vendió a otras naciones.

El informe dijo que la NSA consiguió acceso a los servidores en la oficina central de Huawei en Shenzhen y consiguió información de 'routers' gigantes y complejos interruptores digitales que la compañía dice que conectan a una tercera parte de la población mundial.

Der Spiegel dijo que la NSA copió una lista de más de 1.400 clientes y documentos de ensayos internos para ingenieros. Añadió que la agencia estaba detrás de una ofensiva digital contra los líderes políticos chinos, con el antiguo presidente Hu Jintao y los ministros de Comercio y de Asuntos Exteriores entre sus objetivos. (Información de Andreas Rinke; Información adicional de Will Dunham en Washington; Escrito por Stephen Brown. Traducido por María Vega Paúl en la redacción de Madrid)