10 de febrero de 2014 / 14:28 / en 4 años

ACTUALIZA 2-Un juez español ordena detener a un expresidente chino por presunto genocidio

(Actualiza con datos)

MADRID, 10 feb (Reuters) - Un juez de la Audiencia Nacional española ordenó el lunes la detención del expresidente chino Jiang Zemin por acusaciones genocidio, tortura y delitos de lesa humanidad en la región del Tíbet, según un auto judicial de un caso que, de aprobarse en semanas una modificación legislativa, podría cerrarse en breve sin actuaciones.

En cumplimiento de una orden de noviembre de la Sala de lo Penal de la Audiencia, el juez Ismael Moreno ordena a Interpol detener y encarcelar a Zemin, que fue presidente de China entre 1993 y 2003, y de otros cuatro exdirigentes del país asiático en los años 80 y 90, entre ellos el ex primer ministro Li Peng.

“Hallándose Jiang Zemin en paradero desconocido, a fin de materializar lo ordenado por la Sala y librar la Orden Internacional de Detención, y en virtud de los artículos 503 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, procede decretar la prisión provisional, incondicional y sin fianza del mismo y librar Orden Internacional del Detención”, dijo el juez, que se había mostrado contrario al procesamiento pero fue obligado por la Sala de lo Penal a dictar los arrestos.

El caso contra Zeming y la cúpula china fue planteado en 2006 por grupos de defensa de los derechos humanos en virtud de la aplicación en España del principio de justicia universal, que establece que los crímenes contra la humanidad pueden ser perseguidos internacionalmente.

Se trata del mismo concepto que empleó el juez Baltasar Garzón para pedir el arresto del exdictador chileno Augusto Pinochet en Londres en 1998. Pinochet pudo finalmente volver a Chile por razones de salud.

PETICIÓN DE ACLARACIONES DE CHINA

La orden del juez Moreno llega días después de que China exigiera a España aclaraciones sobre este asunto y pidiera que frenara este tipo de casos sobre supuestos abusos de derechos humanos en Tíbet.

El Comité de Apoyo al Tíbet, la Fundación Casa del Tíbet y Thubten Wangchen Sherpa, un monje que tiene también la nacionalidad española, presentaron la querella en España contra Zemin y Li Peng por supuesto genocidio en Tíbet. China controla la región desde 1950 y, según organizaciones de defensa de los derechos humanos, Pekín la administra con mano dura, poniendo trabas a la libertad religiosa y cultural.

Esa querella recogía que Zemin y Li Peng supervisaron durante los años 80 y 90 las actividades de abusos de derechos humanos cometidos, según los demandantes, en la región.

España ha sido uno de los países pioneros en utilizar el concepto de justicia universal para perseguir crímenes cometidos en otros países, pero esa aplicación podría dar un paso atrás esta semana, cuando el Congreso de los Diputados impulse una reforma que podría cerrar decenas de casos de este tipo - incluido el proceso contra Zemin - y acabaría con muchos quebraderos de cabeza para la diplomacia española.

Tíbet es el último de una serie de casos llegados a la Audiencia Nacional, y varios jueces han tratado de acusar, arrestar e interrogar a figuras internacionales por acusaciones de violaciones de derechos humanos.

Uno de ellos causó tensiones con Estados Unidos cuando el juez Santiago Pedraz emitió una orden para interrogar a militares estadounidenses por la muerte en 2003 del cámara de televisión José Couso, quien murió cuando un tanque estadounidense disparó contra un hotel donde se alojaban periodistas durante la guerra de Irak. (Información de Inmaculada Sanz; Edición de Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below