La economía es lo que más preocupa de la independencia de Escocia - sondeo

domingo 9 de febrero de 2014 13:48 CET
 

LONDRES, 9 feb (Reuters) - La economía es el asunto más importante para los votantes escoceses acerca del referéndum de independencia previsto para de finales de año, según una encuesta publicada el domingo.

Los escoceses decidirán el 18 de septiembre si su nación, que tiene una población superior a los 5 millones de habitantes y es una fuente de petróleo en el Mar del Norte, debería acabar con su unión con Inglaterra que ha durado 307 años y abandonar el Reino Unido.

La encuesta, llevada a cabo en enero por TNS con más de 1.000 entrevistas personales, averiguó que los votantes colocan la economía por encima de otros asuntos como las pensiones, el bienestar, la moneda y la inmigración cuando se les preguntó qué era lo más importante para ellos.

El líder escocés Alex Salmond, que está dirigiendo el impulso de Escocia para romper con Reino Unido, ha argumentado que los escoceses estarían mejor si se encargaran de sus propias finanzas e insiste en que Escocia tiene derecho a su parte de los activos británicos.

Eso significa usar la libra y el banco central, el Banco de Inglaterra, como prestamista de último recurso - un acuerdo del que el Gobierno británico no ha dado garantías de aceptar.

Salmond ha avisado de que sin una parte de los activos de Reino Unido, una Escocia independiente podría negarse a ser responsable de su parte de los lastres de Reino Unido, tales como 1,2 billones de libras de deuda del Gobierno.

Una encuesta diferente hecha por Panelbase para el periódico Sunday Times descubrió que el 51 por ciento de los encuestados pensaban que la independencia significaría unos impuestos más altos para financiar los servicios públicos. Un 26 por ciento esperaba que no hubiese cambios.

Sin embargo, sólo el 17 por ciento estaba a favor de pagar más para mejorar los servicios públicos.

El primer ministro británico, David Cameron, lanzó el viernes una emotiva petición a Escocia para que se quedara en Reino Unido, avisando a los escoceses de que votar en favor de la independencia debilitaría la influencia global de Reino Unido y pondría en peligro su estabilidad política y financiera.

Panelbase mostró que entre los que tenían una opinión sobre la independencia, el 43 por ciento estaban a favor y el 57 por ciento en contra. (Información de Kylie MacLellan; Traducido por María Vega Paúl en la redacción de Madrid)