Los minoristas de EEUU, bajo presión para gastar más en ciberseguridad

miércoles 5 de febrero de 2014 11:20 CET
 

Por Dhanya Skariachan y Phil Wahba

NUEVA YORK, 5 feb (Reuters) - La decisión de la cadena de tiendas Target de acelerar un programa de hasta 100 millones de dólares para adoptar el uso de tarjetas inteligentes con chips es sólo una gota en el mar respecto a lo que las empresas de ventas al por menor necesitan hacer para protegerse de los futuros ciberataques, según expertos de seguridad y proveedores de servicios tecnológicos.

La presión para aumentar el gasto de seguridad se produce en un momento en el que los vendedores ya gastan millones para luchar contra Amazon.com y se preparan para la fecha límite de octubre de 2015 dada por las redes de pago Visa y MasterCard para aceptar nuevas tarjetas de pago que almacenan la información en microprocesadores en lugar de en las bandas magnéticas.

Target, el tercer mayor minorista de Estados Unidos, dijo que esperaba terminar la actualización de su red de pagos al estándar más seguro de "chip y PIN" para comienzos de 2015, seis meses antes de su plan anterior.

El sistema, ya usado en Europa y Asia, acepta las tarjetas que llevan diminutos microprocesadores, lo que hace más difícil el robo de datos por parte de ciberdelincuentes.

Las minoristas de Estados Unidos han estado tan centradas en reducir costes y expandirse en el segmento online durante la última década que no han gastado lo suficiente en tecnología para proteger los datos de los clientes, dijeron expertos de seguridad y proveedores de tecnología.

Al contrario que en otros sectores, la mayoría de las minoristas siguen centradas en alcanzar el nivel básico que establece la industria de las tarjetas de pago en lugar de reforzar sustancialmente la protección frente a unos ataques cada vez más sofisticados, dijeron expertos.

"Los minoristas deben asumir que siempre son un objetivo y son penetrados constantemente", dijo Eddie Schwartz, vicepresidente de Verizon Enterprise Solutions, que instó a que sean más proactivos.

La presión del Congreso de Estados Unidos, los grupos de consumidores y el sector bancario tras el reciente robo de datos de clientes de Target, Neiman Marcus y otros puede ser el punto de inflexión para que el sector gaste más en seguridad, dijeron expertos.   Continuación...