El nuevo CEO de Microsoft afrontará desafíos en móviles y con los inversores

martes 4 de febrero de 2014 12:42 CET
 

Por Bill Rigby

SEATTLE, 4 feb (Reuters) - Mientras Microsoft se prepara para presentar al candidato interno Satya Nadella como su consejero delegado, los inversores y analistas estudian qué efectiva puede ser la elección del veterano - 22 años en la compañía - en la tarea de lograr las ambiciones móviles de la empresa y satisfacer el hambre de dinero de Wall Street.

La compañía de software más grande del mundo se está enfrentando a una lenta erosión en sus principales franquicias, como el sistema operativo Windows y el Office, y necesita encontrar la manera de desafiar a Apple y Google en el nuevo reino de los dispositivos portátiles.

Al mismo tiempo algunos inversores apoyan el recorte de gastos y percibir una parte más grande de los beneficios de la compañía.

La mayoría está de acuerdo en que la experiencia de Nadella en la creación de los servicios online de Microsoft lo convierten en una apuesta segura para conducir a la compañía hacia delante, pero aún permanece la duda acerca de si tiene la habilidad para conseguir el éxito con los consumidores o con los impacientes accionistas.

"Es la persona indicada para caminar sobre seguro, justo por la mitad de la calle, y continuar con las fortalezas de Microsoft", dijo Rajeev Chand, el director y líder de investigación en el banco de inversión tecnológica Rutberg & Co. "Lo que no sabemos es si Nadella ayudará a avivar la clientela móvil. Los móviles son una mancha en su currículum".

El problema de Microsoft está claro: más del 90 por ciento de los ordenadores de mesa tienen Windows pero solo el 4 por ciento de los teléfonos inteligentes lo llevan incorporado, y el porcentaje en las tabletas es aun más pequeño.

La compañía sigue siendo líder indiscutido en los ordenadores en el lugar de trabajo, pero está encontrando dificultades en despertar el interés en los consumidores en casa y en movimiento. Sus artefactos 'Surface' consiguieron algo de éxito en la temporada de compras de navidad pero los teléfonos están mostrando señales claras de perder ímpetu. (Información de Bill Rigby; Traducido por Francisco Pazos)