Una red social islandesa busca usuarios que huyan de la vigilancia

lunes 3 de febrero de 2014 19:05 CET
 

Por Joachim Dagenborg

OSLO, 3 feb (Reuters) - La plataforma de medios sociales recién estrenada Vivaldi pretende captar a usuarios expertos en tecnología que quieran evitar la publicidad agresiva y los ojos fisgones de los gobiernos, mientras espera beneficiarse del cierre de un rival, dijo a Reuters su fundador Jon von Tetzchner.

Con sede en Islandia, un país conocido por su compromiso con la privacidad y la libertad de expresión, Vivaldi atrae a los usuarios con su fuerte encriptado de datos y la promesa de no usar el contenido de correos electrónicos privados para generar publicidad.

"Nuestro foco inicial son los expertos informáticos porque usualmente tienen mayores demandas de funcionalidad, seguridad y privacidad", dijo Von Tetzchner, cofundador del navegador de Internet Opera Software. "Pero muchas personas normales también se preocupan de estas cosas y acogemos a todo el mundo".

La recientemente establecida Vivaldi.net actualmente ofrece servicio de correo electrónico, funciones para compartir fotos, chatear, una plataforma de blogs y foros de discusión.

"Últimamente ha habido mucha atención en la seguridad, y se ha centrado principalmente en gobiernos. Pero creo que es un asunto que afecta igual a las compañías en este negocio", dijo Von Tetzchner.

Vivaldi espera beneficiarse de la decisión de Opera Software de cerrar su propia plataforma de red social el 1 de marzo y espera captar sus varios millones de usuarios. Von Tetzchner dejó Opera en 2011.

"Como sociedad siento que deberíamos centrarnos más en limitar la vigilancia masiva a la que nos someten gobiernos y compañías que usan la información privada de personas para propósitos publicitarios", dijo Von Tetzchner.

"No creo que nadie pueda garantizar mantener a raya a la NSA, así que no haremos esa promesa. Pero sin duda somos una alternativa más segura que cualquier otro. Este es uno de los motivos por el que elegimos instalarnos en Islandia". (Traducido por Emma Pinedo en Madrid)