3 de febrero de 2014 / 9:19 / en 4 años

Alemania promete más compromiso, pero no en el campo de batalla

Por Stephen Brown

MÚNICH, 3 feb (Reuters) - Los socios estadounidenses y europeos de Alemania aplaudieron la promesa de Berlín de una política de seguridad y exteriores más fuerte, pero sin apetito en casa para que las tropas luchen, podría suponer sólo algo más de ayuda logística y una retórica más dura.

En la conferencia de seguridad de este año en Múnich, donde hace 11 años el pacifista que se convirtió en ministro de Exteriores Joschka Fischer dijo al secretario de Defensa de Estados Unidos Donald Rumsfeld "perdón, no estoy convencido" sobre la guerra en Irak, Alemania prometió que su reacción ya no sería un 'no' a las misiones en el extranjero.

"Creo que para ser un buen socio, Alemania debería implicarse más rápido y más decisiva y sustancialmente", dijo el presidente Joachim Gauck, en un mensaje que fue reforzado por los ministros alemanes de Exteriores y Defensa.

"Alemania es demasiado grande para realizar sólo comentarios al margen", dijo el ministro de Exteriores Frank-Walter Steinmeier.

Siete décadas después de la derrota de los nazis, Alemania todavía se siente constreñida por la historia, y las muestras públicas de patriotismo como las banderas en los partidos de fútbol son un fenómeno reciente.

Los estadounidenses y los vecinos de Alemania le han instado a que tenga un papel de más liderazgo para Europa - más allá de recetar austeridad a lo largo de la crisis de la zona euro - y jugar un papel internacional más prominente.

"Liderar, lo digo respetuosamente, no significa reunirse en Múnich, significa prometer recursos", dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en la conferencia de seguridad anual en aquella ciudad este fin de semana.

El ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, que dijo en 2011 que temía menos el poder alemán que su inactividad, dijo a Reuters en Múnich que en la crisis de Ucrania, "Alemania está cumpliendo con su papel".

Pero una postura diplomática más firme por sí sola es improbable que elimine lo que el senador republicano John McCain describió en Múnich como el momento "vergonzoso" en 2011 cuando Alemania rechazó ayudar a sus socios de la OTAN que apoyaban a los libios que luchaban contra Muamar el Gadafi.

McCain dijo a Reuters que el discurso de Gauck había sido importante, pero reconoció que el presidente "no comprometió a Alemania a algo específico o grande". McCain limitó sus expectativas a un mayor papel militar en la ayuda para catástrofes y humanitaria.

Un responsable estadounidense de defensa, que habló a condición de permanecer en el anonimato, dijo que los responsables alemanes en Múnich mostraron interés en una política de seguridad internacional más "expedicionaria".

Casi 5.000 efectivos alemanes forman parte actualmente de misiones en el exterior, entre ellos más de 3.000 en Afganistán, la mayoría entrenando a las fuerzas de seguridad locales. (Información adicional de Andreas Rinke y Missy Ryan. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrideditado por Rodrigo de Miguel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below