Nintendo, rumbo a su tercera pérdida anual ante el fracaso de Wii U

viernes 17 de enero de 2014 18:09 CET
 

TOKIO, 17 ene (Reuters) - Nintendo Co Ltd dijo el viernes que las ventas de sus consolas Wii U fracasaron, lo que lleva a un tercer año consecutivo de pérdidas y plantea un interrogante sobre el futuro de la compañía en un mercado local dominado cada vez más por Sony Corp y Microsoft Corp.

La compañía, que comenzó elaborando juegos de cartas hace más de un siglo, recortó su pronóstico de ventas globales de unidades Wii U para el año hasta el 31 de marzo en casi un 70 por ciento a 2,8 millones de unidades.

Además redujo su estimación de ventas para su consola portátil 3DS a 13,5 millones de unidades desde 18 millones. La Wii U es la sucesora de su exitosa consola Wii.

El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, que el año pasado se comprometió a que la compañía de juegos volvería a tener ganancias este año financiero, pidió disculpas a los accionistas en declaraciones en Osaka, aunque dijo que su fracaso en cumplir su promesa no significaba que debía renunciar.

"No habrá una reestructuración gerencial importante a corto plazo", dijo Iwata a periodistas.

Es probable que aumente la presión sobre el arquitecto del éxito del Wii en 2006 para que dé un paso a un lado o cambie de dirección para hacer dinero con "Super Mario" y otros títulos de juegos. Hasta ahora, Nintendo se ha negado a permitir que sus juegos operen en máquinas construidas por competidores o en tabletas u otros dispositivos móviles usados por los jugadores.

En el pasado, la compañía culpó a la falta de títulos por el fracaso de las ventas, pero incluso sus juegos populares y de familia están vendiendo menos que títulos más intensivos como "Grand Theft Auto", jugados en máquinas rivales.

"El hecho de que la 'estrategia Wii U' haya fallado es decepcionante", dijo Makoto Kikuchi, consejero delegado de Myojo Asset Management. (Información de dicional de Ayai Tomisawa, Dominic Lau y Reiji Murai; redacción de Tim Kelly. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)