7 de diciembre de 2013 / 14:47 / hace 4 años

Una Sudáfrica loca por el deporte saluda a Mandela, "el capitán"

6 MIN. DE LECTURA

* Mandela alabado como el "capitán" de Sudáfrica

* En curso los preparativos para el funeral el 15 de diciembre

* Obama viajará a Sudáfrica la semana que viene

* Habrá un acto de conmemoración en un estadio de Johannesburgo el 10 de diciembre

Por Ed Stoddard y Ed Cropley

JOHANNESBURGO, 7 dic (Reuters) - Una Sudáfrica loca por el deporte saludó el sábado a Nelson Mandela con sonrisas y momentos de silencio en homenaje al fallecido líder contra el apartheid, que inspiró a la gente a conseguir lo imposible desde la política hasta el terreno de juego.

Los homenajes se realizaban a lo largo de todo el espectro deportivo, desde clubes de cricket aficionados hasta en la final de la Copa de la Liga de fútbol entre los Platinum Stars y los Orlando Pirates, los gigantes de Soweto que se cree que eran el equipo favorito de Mandela.

La final del sábado estará precedida por una ceremonia en honor al primer presidente negro del país, cuyas habilidades en el deporte, en especial en boxeo y fútbol, fueron cercenadas cuando fue encarcelado durante 27 años por el gobierno del apartheid.

Un partido internacional de cricket contra India en Durban seguirá adelante el domingo después de debatirse si se celebraba o no como muestra de respeto. También tendrá homenajes a Mandela - conocido afectivamente por el nombre de su clan, "Madiba" - reflejando su creencia en el poder del deporte para unir a pueblos divididos.

El sábado muchos recordaron el papel central de Mandela en el mayor triunfo deportivo de Sudáfrica - ganar la copa del mundo de rugby en 1995 un año después de unas elecciones multirraciales que acabaron con décadas de dominio de la minoría blanca.

"Me encanta referirme a Madiba como el capitán no oficial de todos nuestros equipos deportivos", dijo Joel Stransky, que marcó el gol que les dio la final, desatando una oleada de alegría en una nación aún dividida.

Mandela dio entonces un golpe maestro, acortando la distancia entre blancos y negros, cuando apareció con la camiseta verde de los Springbok, una prenda deportiva imbricada en la entonces arraigada cultura de la supremacía blanca.

En la espalda llevaba el número 6, el mismo que el capitán Springbok, Francois Pienaar.

"Creo que se dio cuenta de que como una nación dividida necesitábamos algo que nos pudiera unir", dijo Stransky a Talk Radio 702. "Nadie olvidará cuando entró al campo de rugby con la camiseta del capitán cuando ganamos la Copa del Mundo", añadió.

"El Boxeador"

Miles de clubes guardaban minutos de silencio el sábado, y en Johannesburgo se acercaban a su domicilio, ahora un lugar lleno de flores y de peregrinos.

"Es como el padre de todos nuestros deportes", dijo Bruce Fordyce, el corredor sudafricano de ultramaratones que se reunión varias veces con Mandela. "A cada deportista que se encontraba, le recordaba que fue boxeador", dijo a Reuters.

La gente expresaba admiración y respeto por los logros del ganador del Nobel de la paz, que murió el jueves tras una larga lucha contra una infección pulmonar.

"Soy lo suficientemente viejo para recordar un tiempo en el apartheid en el que la gente blanca y negra no podía hacer deporte en los mismos lugares", dijo el indio de 36 años Eldon Pillay, que juega al cricket en el campo Old Edwardians, que una vez fue para "sólo blancos".

"Nunca habría soñado con haber jugado al cricket en un sitio como este", dijo Pillay, con un brazalete negro, al igual que sus compañeros.

Semana De Luto

Los preparativos para una semana de luto están ya en marcha y culminarán con el funeral de Mandela el 15 de diciembre en su casa de Qunu, en la provincia de Cabo Este, a 700 km de Johannesburgo.

El presidente estadounidense Barack Obama, estará entre los mandatarios que asistirán al evento. Sus dos anteriores predecesores, George W. Bush y Bill Clinton, también acudirán.

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, que dio la noticia de la muerte de Mandela ante 52 millones de telespectadores, también anunció un servicio en su memoria el 10 de diciembre en el estadio Soccer City de la capital, el lugar en el que se celebró la final del Mundial de fútbol de 2010 y que fue la última aparición en público de Mandela.

"Pasaremos la semana lamentando su muerte. También lo pasarems celebrando una vida bien vivida", dijo Zuma, captando el sentimiento de la "Nación arcoiris", que es la mezcla del dolor y con la celebración de la destacable vida de Mandela.

Zuma y el gobernante African National Congress (ANC) afrontan elecciones nacionales el año próximo y se espera que se revele el descontento entre los votantes por la pobreza y el paro que no han mermado como se esperaba después de 20 años sin apartheid.

Pero el antiguo movimiento de liberación previsiblemente mantendrá su dominio político de la primera economía africana.

Mark Rosenberg, un analista de África del Grupo Eurasia, dijo que aunque la muerte de Mandela puede dar un impulso de simpatía al ANC las próximas elecciones, dañaría al partido a largo plazo.

Vio la ausencia de Mandela "minando la legitimidad histórica del partido y alentando el rechazo de los votantes que creen que el ANC no ha logrado cumplir sus promesas económica y enfangarse en la corrupción". (Información adicional de Lynette Ndabambi y Pascal Fletcher. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below