Twitter toma medidas para hacer dificultar el espionaje contra sus usuarios

sábado 23 de noviembre de 2013 11:02 CET
 

Por Jim Finkle

23 nov (Reuters) - Twitter dijo que ha aplicado una tecnología de seguridad que hace más difícil espiar a sus usuarios y llamó a otras compañías de Internet a hacer lo mismo, mientras los proveedores de Internet tratan de frustrar el espionaje por parte de los servicios secretos del Gobierno.

La web de microblogs, que comenzó a codificar sus comunicaciones en 2011 utilizando métodos de encriptado tradicionales de HTTPS, dijo el viernes que ha agregado una capa avanzada de protección para el HTTPS conocida como "confidencialidad directa".

"Hace un año y medio, Twitter operaba totalmente a través de HTTPS", dijo la compañía en un mensaje en un blog corporativo. "Desde entonces, se ha vuelto cada vez más claro lo importante que este paso fue para proteger la privacidad de nuestros usuarios".

Esta medida es la respuesta más reciente de una compañía de Internet a las revelaciones de Edward Snowden, un antiguo empleado para la agencia de espionaje estadounidense NSA, sobre los extensos programas de vigilancia secretos del Gobierno de Estados Unidos.

Facebook, Google, Microsoft y Yahoo se han quejado públicamente porque el Gobierno no les permite revelar los programas de recopilación de datos. Algunos han adoptado nuevas tecnología de privacidad para proteger mejor los datos de sus usuarios.

La confidencialidad directa evita que los atacantes exploten una de las posibles debilidades del HTTPS, ya que grandes cantidades de datos pueden ser decodificadas si los espías logran robar una única "clave" privada utilizada para cifrar los datos, dijo Dan Kaminsky, un reconocido experto de seguridad en Internet.

La técnica más avanzada crea claves individuales a medida que se abren nuevas sesiones de comunicaciones, lo que hace imposible usar una clave maestra para decodificarlas, dijo Kaminsky.

"Es algo bueno", dijo. "Estoy contento de que esta sea la dirección que está tomando la industria". (Información de Jim Finkle; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz en la Redacción de Madrid)