El regulador de EEUU estudia permitir llamadas y SMS durante los vuelos

viernes 22 de noviembre de 2013 11:35 CET
 

Por Alina Selyukh y Karen Jacobs

WASHINGTON/ATLANTA, 22 nov (Reuters) - La Comisión Federal de comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) está estudiando permitir a los pasajeros de avión usar sus teléfonos móviles para llamadas y mensajes de texto durante los vuelos, planteando un debate sobre las implicaciones técnicas y sociales.

El mes pasado, la Administración de Aviación Federal dijo que permitiría ampliar el uso de los dispositivos electrónicos a bordo de aviones, acabando con una prohibición de muchos años. Pero los dispositivos no podrán conectarse aún a ninguna red terrestre y las normas de la FCC han prohibido el uso de móviles a bordo desde hace tiempo.

La nueva propuesta, que se votará en la próxima reunión de la FCC el 12 de diciembre, permitiría a las aerolíneas decidir si permiten a los pasajeros realizar llamadas, enviar mensajes de texto o el uso de datos inalámbricos y servicios de llamada - salvo durante el despegue o el aterrizaje.

"Las modernas tecnologías pueden prestar servicios móviles en el aire con seguridad y fiabilidad, y es hora de revisar nuestras restrictivas y desfasadas normas", dijo el presidente de la FCC Tom Wheeler el jueves al anunciar que había hecho circular la propuesta.

Pero podría tratarse de un proceso prolongado ya que los expertos advierten que los pasajeros no están muy entusiasmados ante la perspectivas de escuchar a sus vecinos hablar durante el vuelo y por temor a la seguridad.

Algunos expertos también han cuestionado que las nuevas normas supondrían una carga casi imposible para el personal de vuelo al tener comprobar si los móviles están desconectados de las redes durante los despegues y aterrizajes.

Los pasajeros en Estados Unidos ya pueden acceder a Internet en algunos vuelos, pero el servicio, dependiente de conexiones con antenas en tierra o satélites, es lento. (Información de Alina Selyukh in Washington y Karen Jacobs en Atlanta; Traducido por Emma Pinedo)