Google pagará 17 millones de dólares para cerrar la investigación de Safari

lunes 18 de noviembre de 2013 21:32 CET
 

Por Alexei Oreskovic

SAN FRANCISCO, EEUU, 18 nov (Reuters) - Google pagará 17 millones de dólares (alrededor de 12,6 millones de euros) para resolver las acusaciones de 37 estados y del distrito de Colombia de que siguió en secreto a usuarios de Internet colocando archivos digitales especiales en los navegadores de sus teléfonos avanzados.

El acuerdo, anunciado el lunes por la mañana, pone fin a casi dos años de investigación de los estado sobre las acusaciones de que Google evitó las configuración de privacidad de los clientes que usaban el navegador Safari de Apple colocando "cookies" en el navegador.

Las "cookies" son archivos especial que permiten a páginas web y anunciantes identificar a internautas individuales y seguir sus hábitos de navegación.

El navegador web Safari utilizado en los iPhone e iPad bloquea automáticamente las "cookies" de terceros, pero Google alteró el código informático de esos archivos y fue capaz de eludir los bloqueos entre junio de 2011 y febrero de 2012, según las denuncias de los estados.

Google, que no admitió malas prácticas en el acuerdo, dijo el lunes que había "tomado medidas para retirar las "cookies" publicitarias, que recogieron información no personal, de los navegadores Apple".

En agosto de 2012 la compañía acordó pagar 22 millones de dólares para resolver una investigación de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos relacionada con el mismo asunto.

Google, el buscador de Internet número uno del mundo, generó en 2012 ingresos de por valor de unos 50.000 millones de euros, principalmente a través de la publicidad.

Bajo los términos del acuerdo del lunes, Google se comprometió a no utilizar el tipo de código capaz de anular la configuración del navegador sin el consentimiento del usuario, exceptuando casos de seguridad, fraude o problemas técnicos. También accedió a proporcionar a los usuarios más información sobre las "cookies" en los próximos cinco años. (Información de Alexei Oreskovic; Traducción de Teresa Medrano en la Redacción de Madrid)