Récord de la cosecha de opio en Afganistán antes de la retirada occidental

miércoles 13 de noviembre de 2013 10:59 CET
 

Por Dylan Welch y Mohammad Stanekzai

KABUL, 13 nov (Reuters) - El cultivo de opio en Afganistán ha alcanzado un récord en un momento en el que las tropas internacionales se preparan para dejar el país el año que viene, dijo el miércoles Naciones Unidas, y la preocupación es que los beneficios vayan a los señores de la guerra que compiten por el poder antes de las elecciones presidenciales de 2014.

La expansión de las amapolas a 209.000 hectáreas supondrá un motivo de bochorno para los donantes internacionales después de más de una década de intentos de convencer a los agricultores para que abandonen el cultivo, de combatir la corrupción y de cortar los vínculos entre las drogas y la insurgencia talibán.

"El diagnóstico a corto plazo no es positivo", dijo Jean-Luc Lemahieu, director de la Oficina de la ONU sobre Drogas y Delitos (UNODC, por sus siglas en inglés) en Afganistán.

"La economía ilícita se está asentando, y parece estar ganando importancia sobre la economía lícita".

Afganistán es el principal cultivador de amapolas, de las que se obtiene el opio y la heroína. El año, representó un 75 por ciento del suministro mundial y Lemahieu había dicho previamente este año que podría suponer un 90 por ciento.

El aumento del cultivo estuvo causado por varios factores, como una mayor inseguridad a medida que las tropas extranjeras se preparan para la retirada el año próximo, el alto precio del opio el año pasado y una creciente falta de voluntad política afgana para abordar el problema.

Esa voluntad es particularmente débil en un momento en el que se acercan las elecciones presidenciales de abril, dijo Lemahieu. El presidente Hamid Karzai no puede presentarse de nuevo, lo que deja el terreno libre para varios rivales, algunos vinculados con los poderosos que se han beneficiado de la amapola en el pasado.

La zona de cultivo es un 36 por ciento superior que en 2012, y eclipsa el récord anterior de 2007, cuando había 193.000 hectáreas cultivadas, dijo en un informe antidrogas de la ONU. Se estima que la producción total se sitúa en 5.500 toneladas de opio, un 49 por ciento más frente a las 3.700 toneladas de 2012.   Continuación...