El destructivo tifón de Filipinas pone la atención sobre el clima

martes 12 de noviembre de 2013 09:41 CET
 

Por Aubrey Belford y Karen Lema

MANILA, 12 nov (Reuters) - Belle Segayo había ido al centro de Filipinas para enseñar a las autoridades locales cómo adaptarse a un futuro alterado por el cambio climático.

Pero en cambio, el futuro, o al menos un preaviso sobre el mismo, llegó a ella en forma del tifón Haiyan, subrayando la preocupación porque las tormentas de gran potencia puedan suponer una amenaza creciente para países costeros como Filipinas, a medida que los océanos se calientan y el nivel del mar sube.

Los científicos han advertido en contra de atribuir tormentas individuales como Haiyan al cambio climático, pero están de acuerdo con que es más probable que sean más intensas.

"Es prácticamente imposible atribuir un fenómeno extremo especifico al cambio climático", dijo Kevin Walsh, profesor asociado de ciencias de la tierra en la Universidad de Melbourne.

Pero "se ha hecho una cantidad razonable de trabajo que sugiere que la probabilidad de ciclones tropicales extremos como Haiyan probablemente aumentará en todo el mundo".

A medida que Haiyan se acercaba, Segayo, integrante de la Comisión sobre el Cambio Climático de Filipinas, corrió al aeropuerto de Tacloban para intentar volver a Manila. La tormenta, con vientos de 314 kph - los más rápidos registrados en la historia en haber tocado tierra -, la encontró allí.

"Sonaba como un cerdo siendo sacrificado", dijo Segayo, refiriéndose al ruido de la ciudad al ser destrozada e inundada con el muro de agua que venía del mar. "Experimentamos de primera mano aquello sobre lo que dábamos conferencias".

La tormenta monstruo que ha matado a unas 10.000 personas solo en Tacloban ha vuelto a poner la atención sobre el cambio climático, mientras en Varsovia gobiernos de todo el mundo se reúnen en una conferencia de la ONU para la última ronda de negociaciones con el objetivo de alcanzar un pacto mundial sobre el clima, en la que se esperan progresos menores.   Continuación...