Condenado a arresto domiciliario en Vietnam un activista en Facebook

martes 29 de octubre de 2013 14:46 CET
 

HANOI, 29 oct (Reuters) - Un usuario vietnamita de Facebook que hizo campaña en Internet por la liberación de su hermano, encarcelado por criticar al Gobierno, fue condenado el martes a una sentencia relativamente suave de 15 meses de arresto domiciliario por "abusar" de su libertad.

El caso sigue a un incremento abrupto de los arrestos y condenas de cárcel para los críticos del Gobierno en los últimos años, que ha alarmado a Estados Unidos, un antiguo enemigo que lucha por forjar vínculos comerciales más profundos con un país inamovible en su intolerancia a la disidencia.

Un tribunal de la provincia de Long An falló que los esfuerzos de Dinh Nhat Uy por revertir la condena de su hermano en mayo del año pasado por propaganda antiestatal quebrantaban la misma ley, que según activistas y gobiernos occidentales se usa para silenciar a los críticos del Gobierno comunista y del partido único vietnamita.

En su veredicto, el tribunal dijo que Uy había abusado de "las libertades de un ciudadano ordinario que desestabilizaron al Gobierno, a los responsables del Gobierno, organizaciones y otros ciudadanos", según el abogado de Uy, Ha Huy Son.

El caso contra Uy fue la primera acusación relacionada con el uso de Facebook en Vietnam, que tiene leyes estrictas sobre el uso de Internet. Facebook es enormemente popular, accesible a la mayoría de los 30 millones de usuarios de Internet estimados en el país, o un tercio de la población.

Esa cifra es una de las mayores de la región y un desafío para la vigilancia de las autoridades en momentos en que hierve el descontento por los sobornos, las leyes de propiedad de la tierra y la gestión del Gobierno de una economía lenta y de las relaciones con la vecina China.

La sentencia de Uy, sin embargo, fue una de las más benévolas de los tribunales vietnamitas por quebrantar el artículo 258 del Código Penal.

Aunque la libertad de expresión se recoge en la constitución, activistas y blogueros lo suficientemente valientes como para criticar a las autoridades han sido encarcelados por hasta cuatro años y medio. La pena máxima de prisión es de siete años.

(Traducido por Raquel Castillo en Madrid)