Grecia dice que no puede aguantar más austeridad y no será "chantajeada"

lunes 28 de octubre de 2013 16:38 CET
 

Por George Georgiopoulos

ATENAS, 28 oct (Reuters) - El presidente de Grecia utilizó el lunes la conmemoración anual sobre la posición del país contra el fascismo en la Segunda Guerra Mundial para advertir de que Atenas no cederá a la presión de los prestamistas extranjeros para imponer mayor austeridad.

Los comentarios del presidente Karolos Papulias, un excombatiente de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial y quien ocupa un cargo que es ceremonial pero muy respetado, se producen en momentos en que Atenas se encuentra en desacuerdo con sus acreedores de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional sobre los ahorros presupuestarios que debe realizar para cumplir las metas de su segundo rescate.

En un desfile militar anual que se realiza en Salónica y que marca el rechazo del ultimátum de Italia a Grecia para rendirse en 1940, Papulias dijo que los griegos de hoy se muestran tan firmes frente a la crisis como lo estaban entonces, y sostuvo que no cederán a lo que calificó como un "chantaje" exterior.

"Estamos honrando hoy los muertos de esta gran batalla contra la cólera del fascismo, el fascismo italiano de 1940", dijo Papulias a periodistas tras el desfile.

"Los griegos dieron su sangre (en 1940) y en la actualidad han dado todo lo posible para superar la crisis. Esto debe ser apreciado por Europa. El pueblo griego no puede dar nada más (...) El pueblo griego nunca se ha rendido a los chantajes", sostuvo Papulias.

La fiesta nacional, una de las citas más emblemáticas en el calendario político de Grecia, conmemora el día en que el entonces primer ministro griego Ioannis Metaxas rechazó una demanda del dictador italiano Benito Mussolini para que sus tropas fueran desplegadas en Grecia.

Grecia se ha mantenido a flote gracias a los fondos entregados por la UE/FMI desde 2010, unos 240.000 millones de euros en préstamos concedidos a cambio de recortes en el gasto público y una serie de reformas.

Sin embargo, el cansancio entre los griegos por las medidas de austeridad es cada vez mayor, en medio de una larga recesión que ha acabado con el 40 por ciento de los ingresos disponibles de los hogares y que ha incrementado el desempleo hasta casi un 28 por ciento. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Inmaculada Sanz en Madrid)