25 de septiembre de 2013 / 19:29 / hace 4 años

ACTUALIZA 1-Los aliados de Merkel hablan de subir impuestos al negociar una coalición

6 MIN. DE LECTURA

* Los conservadores señalan disposición a conceder el deseo de subida de impuestos del SPD

* Los socialdemócratas muy probablemente sean socios del tercer mandato de Merkel

* Pero el SPD pedirá un mayor precio para una nueva "gran coalición"

* Las conversaciones podrían durar meses, los Verdes purgan su cúpula (Añade declaraciones sobre aumentos de impuestos)

Por Stephen Brown

BERLÍN, 25 sep (Reuters) - Los aliados conservadores de Angela Merkel dijeron el miércoles que podrían acordar subir los impuestos para ayudar a atraer a los socialdemócratas de centroizquierda del SPD a una gran coalición que mantendría en el poder a la canciller.

El preludio llegó en entrevistas en los medios antes de una reunión de los líderes del SPD el viernes en Berlín, donde la oposición tratará de trazar un nuevo camino tras perder sus terceras elecciones parlamentarios frente a los democristianos de la CDU el domingo.

El SPD y los Verdes, los posibles socios de gobierno de Merkel tras el fracaso electoral de sus anteriores socios, los demócratas liberales, han jugado fuerte fingiendo poco interés en formar gobierno con Merkel.

El SPD vio caer su apoyo en la gran coalición previa que formó con Merkel entre 2005 y 2009 y volverlo a hacer supondría que pediría un alto precio por su apoyo.

La política fiscal es un área en la que los conservadores podrían ceder terreno en un proceso de negociación que podría dejar esperando a alemanes, europeos e inversores durante meses.

"Me puedo imaginar subir las mayores tasas impositivas a cambio de reducciones en la parte baja", dijo Norbert Barthle, miembro del Parlamento de la CDU, al diario Rheinische Post.

Su mensaje tuvo eco en otro alto cargo del partido, y en una tercera entrevista, el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, rechazó descartar los aumentos de impuestos que su partido ha rechazado durante la campaña.

"Esperemos a ver cómo van las conversaciones", dijo.

La CDU ha hecho campaña contra las subidas de impuestos a las rentas altas; el SPD ha dicho que se necesitaban más impuestos para educación e infrastructuras y podría rechazar cualquier oferta de la CDU. Muchos en el SPD dicen que prefieren seguir en la oposición.

Los líderes regionales del SPD, que son influyentes en un sistema donde el poder se divide entre Berlín y los estados federales, quieren que cualquier acuerdo sea aceptado por más de 472.000 afiliados al partido.

Opciones De Merkel, Limitadas

Con un partido de izquierda radical fuera de juego como socios, sólo los socialdemócratas del SPD y los Verdes se perfilan para la partida. Ambos comenzaron un proceso de negociación que podría durar meses prometiendo que prefieren quedarse en la oposición a ayudar a Merkel en su tercer mandato consecutivo.

El SPD sigue siendo el más probable socio. Incluso tras unas segundas elecciones desastrosas consecutivas, es el mayor partido después del conservador y pedirá un alto precio.

Los líderes del SPD se reúnen el viernes para hablar de la estrategia y del voto. Las bases del SPD encuentran desastrosa la idea de ser de nuevo el socio menor de Merkel y no está claro si respaldarían tal coalición.

Pero dado que las opciones de Merkel se limitan a una coalición, un inestable gobierno en minoría o nuevas elecciones, el experto en política Hans Vorlaender dijo que el resultado probable era un país "más socialdemócrata".

"La ventaja es que aseguraría una estabilidad política y no habría bloqueos de la cámara alta (dominada por el SPD), el Bundesrat", dijo el profesor de la Universidad de Dresden.

Los Verdes están purgando su cúpula tras unos comicios en los que perdieron votos y escaños.

Katrin Göring-Eckardt, una de las líderes de los Verdes que aún se mantiene, dijo que las diferencias con los conservadores son demasiado grandes como para trabajar efectivamente juntos en el Ejecutivo.

"No tendría credibilidad y no ayudaría a tener un gobierno estable, después de las opiniones expresadas durante su campaña", dijo Goering-Eckardt, que como Merkel es una alemana del este cercana a la Iglesia luterana, aunque tiene 12 años menos que la canciller, 47.

Los más derechistas en el campo de Merkel, como el líder bávaro Horst Seehofer, encuentran a los Verdes difíciles de digerir, pero incluso sus objeciones no son muy concretas.

Aunque primero descartó cualquier contacto, luego restringió su rechazo a los "líderes de los Verdes que hayan tenido un papel en la campaña electoral" y pareció dejar abierta la puerta a perfiles como el de Goering-Eckardt.

Más significativo aún, Schäuble dijo que podría trabajar con pragmáticos como Winfried Kretschmann en Baden-Württemberg, que es el primer primer ministro de un estado de los Verdes.

Preguntado por el semanario Die Zeit si los Verdes son una opción, Schäuble respondió: "Depende de qué Verdes estemos hablando".

El ministro instó a una rápida negociación, "dadas algunas importantes decisiones europeas a las que nos enfrentamos, por ejemplo la unión bancaria".

En los meses antes de las elecciones se ralentizaron los avances para crear una unión bancaria en la zona euro para restituir la confianza del bloque, mientras Merkel evitaba acordar nada que pudiera enfadar a los votantes alemanes. (Información adicional de Michelle Martin. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below