25 de septiembre de 2013 / 16:08 / hace 4 años

Los rivales de Merkel apuntan a una dura negociación para una coalición

5 MIN. DE LECTURA

* Los socialdemócratas muy probablemente sean socios del tercer mandato de Merkel

* Pero el SPD pedirá un mayor precio para una nueva "gran coalición"

* Las conversaciones podrían durar meses

* El ministro de Finanzas dice que la UE necesita que Alemania forme coalición

Por Stephen Brown

BERLÍN, 25 sep (Reuters) - Los oponentes de centroizquierda de Angela Merkel tomaron una dura posición el miércoles para el juego de póker político que se avecina tras las elecciones, con los socialdemócratas y los verdes fingiendo poco interés en formar gobierno con ella.

La canciller conservadora se quedó a pocos escaños de lograr una mayoría absoluta el domingo, lo que significa que tiene que formar gobierno con uno de los otros tres partidos que consiguieron acceso al Parlamento.

Con el partido La Izquierda fuera de juego como socios, sólo los socialdemócratas del SPD y los Verdes se perfilan para la partida. Ambos comenzaron un proceso de negociación que podría durar meses prometiendo que prefieren quedarse en la oposición a ayudar a Merkel en su tercer mandato consecutivo.

El SPD sigue siendo el socio más probable. Incluso tras dos elecciones desastrosas seguidas es el mayor partido después del conservador y pedirá un alto precio por repetir la "gran coalición" que Merkel lideró de 2005 a 2009.

Los líderes regionales del SPD, que son influyentes en un sistema donde el poder se divide entre Berlín y los estados federales, quieren que cualquier acuerdo sea aceptado por más de 472.000 afiliados al partido.

Los líderes del SPD se reúnen el viernes para hablar de la estrategia y del voto. Las bases del SPD encuentran desastrosa la idea de ser de nuevo el socio menor de Merkel y no está claro si respaldarían tal coalición.

Pero dado que las opciones de Merkel se limitan a una coalición, un inestable gobierno en minoría o nuevas elecciones, el experto en política Hans Vorlaender dijo que el resultado probable era un país "más socialdemócrata".

"La ventaja es que aseguraría una estabilidad política y no habría bloqueos de la cámara alta (dominada por el SPD), el Bundesrat", dijo el profesor de la Universidad de Dresden.

¿qué Verdes?

Los Verdes están purgando su cúpula tras unos comicios en los que perdieron votos y escaños.

Katrin Göring-Eckardt, una de las líderes de los Verdes que aún se mantiene, dijo que las diferencias con los conservadores son demasiado grandes como para trabajar efectivamente juntos en el Ejecutivo.

"No tendría credibilidad y no ayudaría a tener un gobierno estable, después de las opiniones expresadas durante su campaña", dijo Goering-Eckardt, que como Merkel es una alemana del este cercana a la Iglesia luterana, aunque tiene 12 años menos que la canciller, 47.

Los más derechistas en el campo de Merkel, como el líder bávaro Horst Seehofer, encuentran a los Verdes difíciles de digerir, pero incluso sus objeciones no son muy concretas.

Aunque primero descartó cualquier contacto, luego restringió su rechazo a los "líderes de los Verdes que hayan tenido un papel en la campaña electoral" y pareció dejar abierta la puerta a perfiles como el de Goering-Eckardt.

El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dijo que podría trabajar con pragmáticos como Winfried Kretschmann en Baden-Württemberg, que es el primer primer ministro de un estado de los Verdes.

Preguntado por el semanario Die Zeit si los Verdes son una opción, Schäuble respondió: "Depende de qué Verdes estemos hablando".

El ministro instó a una rápida negociación, "dadas algunas importantes decisiones europeas a las que nos enfrentamos, por ejemplo la unión bancaria".

Preguntado por si el precio de una coalición podría incluir concesiones a las promesas electorales del SPD y los Verdes de un salario mínimo, unos impuestos más elevados a las rentas más altas y un impuesto al patrimonio, Schäuble escondió las cartas y dijo: "Tenemos que ver cómo van las conversaciones".

Un parlamentario de la CDU, Norbert Barthle, pareció abierto a concesiones, diciendo a un diario regional que se puede imaginar un aumento de tres puntos en los impuestos a las rentas altas hasta el 45 por ciento - lejos del 49 por ciento que pide el SPD - a cambio de una relajación fiscal para las rentas menores. (Información adicional de Michelle Martin. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below