Los funcionarios griegos van a la huelga antes de la visita de la troika

miércoles 18 de septiembre de 2013 10:47 CEST
 

ATENAS, 18 sep (Reuters) - Los trabajadores griegos cerraron colegios y obligaron a los hospitales a trabajar con servicios mínimos el miércoles al comienzo de una huelga de 48 horas contra los últimos planes del Gobierno para despedir a miles de empleados públicos.

Los esfuerzos para limitar los 600.000 empleados de la administración pública, que durante mucho tiempo se ha considerado despilfarradora y corrupta, se han encontrado con la resistencia de los sindicatos que dicen que el plan sólo empeorará los apuros de los griegos que ya padecen seis años de recesión.

Convocado por el sindicato ADEDY, que aglutina al sector público, la última iniciativa ocurre días antes de que la "troika" compuesta por los prestamistas de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional visiten Atenas para revisar qué progresos ha hecho en las reformas prometidas.

"Ha empezado un invierno largo, oneroso y penoso", dijo ADEDY, que junto con el sindicato del sector privado GSEE representa a unos 2,5 millones de trabajadores.

"La verdad es que con cada visita de la troika, se destruye nuestra dignidad nacional. La economía y la sociedad están arruinadas".

Atenas debe poner un total de 25.000 trabajadores en un denominado "plan de movilidad" para finales de año, que serán transferidos a otros trabajos en el Gobierno o despedidos. También debe cumplir el objetivo de recortar 15.000 puestos obligatorios en 2013-14.

La troika ha liberado hasta 240.000 millones de euros para Grecia, pero ha advertido de que dejará de pagar a menos que Atenas vaya adelante con la reforma de un aparato del Estado propenso a la corrupción donde la contratación se basa a menudo en los favoritismos políticos.

Periodistas, abogados, empleados municipales y empleados de oficinas de impuestos y aduanas están entre aquellos que se unirán a la protesta.

Se espera que varias marchas culminen en manifestaciones ante el Parlamento en la plaza de Syntagma, un centro neurálgico de las protestas contra la austeridad. Sin embargo, se cree que la asistencia sea menor que en el pasado debido a un crecimiento creciente del sentimiento de resignación entre los griegos, ya habituados a años de protestas antiausteridad.

(Escrito por Karolina Tagaris; Traducido por Raquel Castillo en la Redacción de Madrid)