Aplicaciones permiten autodestruir publicaciones en Facebook y Twitter

martes 10 de septiembre de 2013 12:24 CEST
 

Por Natasha Baker

TORONTO, Canadá, 10 sep (Reuters) - La aplicación Snapchat popularizó el concepto de enviar fotos y vídeos que se dejan de ver en minutos y algunas aplicaciones nuevas hacen lo mismo con publicaciones en redes sociales como Facebook y Twitter.

Los 'smartphones' y las aplicaciones móviles han hecho que compartir fotos sea más rápido y fácil que nunca, pero la privacidad se ha convertido en una preocupación cada vez mayor. Los programadores han creado nuevas aplicaciones porque dicen que la gente quiere controlar quién y durante cuánto tiempo puede ver sus publicaciones en las redes sociales.

"La mayoría de estas aplicaciones de contenidos efímeros se han centrado en los mensajes privados. Pero tiene más que ver con controlar y limpiar las cosas para que el usuario normal no pueda ver lo que has publicado en el pasado en las redes sociales", dijo Pierre Legrain, un desarrollador de Spirit para Twitter, una aplicación que puede autodestruir tuits.

Secret.li, una aplicación para iPhone, permite a los usuarios hacer una foto con la cámara de su teléfono y colgara en Facebook sabiendo que se eliminará automáticamente en una hora, día, o semana después de publicarse.

"Publicar es muy fácil pero la privacidad es tan opaca", dijo Deepak Touwari, cofundadora de Secret.li, con sede en Lausana, Suiza.

Después de hacer la foto con la aplicación, los usuarios pueden decidir con quién quieren compartirla y por cuánto tiempo. Los receptores verán versión codificada o escondida de la foto, que pueden abrir y ver completamente en la aplicación Secret.li para Facebook o iPhone. Después de que la foto desaparezca, también lo hará de Facebook y Secret.li.

"Lo vemos más como una aplicación para destruir fotos", dijo Touwari, añadiendo que el incentivo detrás de la aplicación es la privacidad.

"(Las redes sociales) son grandes almacenes de memoria, pero muy pobres almacenes de contexto", dijo.   Continuación...