La caída de Mursi, en manos del Ejército, plantea un dilema a Occidente

jueves 4 de julio de 2013 09:23 CEST
 

* Fuerzas Armadas derrocan a islamista Mursi, comienzan arrestos

* Presidente denunció golpe de Estado militar, pide calma

* Enfrentamientos dejan 14 muertos, cientos de heridos (Cambia redacción)

Por Alastair Macdonald y Alexander Dziadosz

EL CAIRO, 4 jul (Reuters) - Las Fuerzas Armadas egipcias mantenían al derrocado presidente Mohamed Mursi en una instalación militar en El Cairo el jueves y otros líderes de los Hermanos Musulmanes fueron arrestados en una ofensiva contra el movimiento que se fortaleció electoralmente el año pasado.

Naciones Unidas, Estados Unidos y otras potencias mundiales no condenaron la destitución de Mursi como un golpe de Estado militar, ya que hacerlo podría desencadenar sanciones. La intervención del Ejército fue respaldada por millones de egipcios, incluidos dirigentes liberales y figuras religiosas que esperan nuevas elecciones bajo un conjunto revisado de reglas.

Pero en momentos en que grandes multitudes festejaban en la plaza Tahrir de El Cairo una "segunda revolución" tras el derrocamiento de Hosni Mubarak en 2011, los islamistas temían una represión similar a la que vivieron bajo el antiguo régimen apoyado por los militares. Al menos 14 personas murieron y cientos resultaron heridas en enfrentamientos callejeros.

La emisión de las cadenas de televisión que simpatizaban con Mursi quedó cortada.

Mursi fue trasladado al Ministerio de Defensa, dijo a Reuters el portavoz de los Hermanos Musulmanes Gehad El-Hadad. Sus asesores estaban detenidos en el cuartel de la Guardia Republicana donde el mandatario pasó su último día en el cargo desafiando las peticiones para que renunciara, pero incapaz de evitar un ultimátum de los generales.   Continuación...