Rouco Varela niega que la Iglesia cuente con privilegios en España

viernes 21 de junio de 2013 12:19 CEST
 

MADRID, 21 jun (Reuters) - El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, dijo el viernes que la Iglesia católica no disfruta de ningún privilegio en sus relaciones con el Estado, a pesar de estar exenta del pago de algunos impuestos.

Con el país sumido en una crisis financiera, cada vez son más las voces que piden a la Iglesia católica que pague más por sus propiedades en España, una exigencia que el mismo Rouco Varela dijo en el pasado que podría perjudicar a la financiación de la ONG católica Cáritas, un pilar de la atención social en el país.

"El modelo español de relaciones Iglesia-Estado vigente (...) no contiene ningún elemento del que pueda decirse 'esto es un privilegio'", dijo el presidente de los obispos españoles durante un desayuno informativo en Madrid.

Según Rouco Varela, el modelo de relaciones entre la Iglesia católica y el Estado en España se basa en los derechos fundamentales marcados por Naciones Unidas, mientras que los acuerdos con la Santa Sede pertenecen al ordenamiento jurídico internacional.

Amparada por el Concordato firmado con el Vaticano en 1979, la Iglesia no paga el impuesto de propiedades urbanas por sus lugares de culto, residencias de sacerdotes y monjas o seminarios, una exención fiscal extendida a escuelas, clínicas y edificios que utiliza para fines sociales por la Ley de Mecenazgo de 2002, que también incluyó a otras confesiones religiosas y entidades sin ánimo de lucro.

"En cualquier caso, el esfuerzo de la Iglesia por atender a los más necesitados no se verá condicionado en esencia por esos problemas relacionados con posibles o nuevas obligaciones de someternos a exigencias fiscales por parte del Estado", sostuvo el también cardenal arzobispo de Madrid.

"Daremos lo que tenemos", agregó.

La oposición y diversas asociaciones laicas han pedido reiteradamente que se acabe con los llamados "privilegios sociales y económicos" de la Iglesia, que pague más impuestos y se elimine su financiación mediante el impuesto sobre la renta, mientras muchos ciudadanos afectados por las medidas de austeridad y el paro muestran un profundo malestar hacia cualquier percepción de un beneficio económico injusto.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del conservador Partido Popular que cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento, ha mostrado su rechazo a la posibilidad de eliminar las exenciones fiscales en un país en el que un 71,4% de la población se declara católica.

El Ministerio de Economía no proporciona un dato de lo que recaudan los ayuntamientos con el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), por lo que es difícil hacer un cálculo de lo que podría tener que pagar la Iglesia.

La Iglesia argumenta que el dinero que ahorra al Estado a través de sus escuelas, el enorme patrimonio cultural que tiene que proteger y remarca que no recibe nada de los presupuestos públicos, sino de las aportaciones voluntarias en el impuesto sobre la renta. (Información de Raquel Castillo; Edición de Inmaculada Sanz)