El plan para escindir Sony no está en la agenda pero rondará la asamblea

miércoles 19 de junio de 2013 19:07 CEST
 

Por Mari Saito

TOKIO, 19 jun (Reuters) - El mayor inversor de Sony, Daniel Loeb, no asistirá a la reunión de accionistas de la compañía que tendrá lugar el jueves y los que participarán no considerarán su propuesta de escindir parcialmente el lucrativo negocio de entretenimiento, dijeron fuentes cercanas al asunto.

Pero la propuesta de Loeb, que apunta directamente a si Sony sigue siendo tanto un fabricante de artículos electrónicos como un proveedor de música, películas y programas de televisión, es algo que sobrevolará la reunión anual y posiblemente los próximos meses.

Loeb, que lidera el fondo de cobertura Third Point, quiere que Sony venda hasta una quinta parte de su lucrativa unidad de entretenimiento y utilice las ganancias para fortalecer su filial de electrónica, que está lejos de atravesar su mejor momento.

Las fuentes no dijeron el motivo de por qué Loeb no participará en el evento. Pero se espera que el multimillonario siga presionando con su propuesta a la directiva de Sony y, si no se toma ninguna acción, tendrá derecho como principal accionista a finalmente convocar una reunión extraordinaria de accionistas.

La estrategia de Sony de combinar contenido y equipos electrónicos en una compañía, que comenzó hace 24 años con la compra de Columbia Pictures, no ha podido brindar las sinergias que prometió, argumentó Loeb esta semana en una segunda carta enviada al consejero delegado de Sony, Kazuo Hirai.

El llamamiento de Loeb a despertar al "gigante dormido" de Sony- un negocio de entretenimiento que generó el 37 por ciento de las ganancias operativas de la compañía, con artistas populares como Beyonce y franquicias exitosas como "Spiderman"- podrá ser convincente para los accionistas pero es improbable que la directiva tome una decisión pronto, sostienen analistas.

Con su propuesta, Loeb está intentando repetir el éxito del año pasado con Yahoo, compañía en la que libró una amarga batalla indirecta que provocó una reestructuración de su dirección.

Sony, que tiene una capitalización de mercado de 21.000 millones de dólares (unos 15.600 millones de euros), ha sido un pilar de la industria japonesa y un pionero en productos electrónicos, pero ha perdido cuota de mercado. Y también su perfil innovador, a manos de rivales agresivos como Samsung Electronics y Apple.   Continuación...