Reforma eléctrica española podría retrasarse hasta mediados julio

miércoles 19 de junio de 2013 14:12 CEST
 

MADRID, 19 jun (Reuters) - El ministro de Industria español sugirió el miércoles que el anuncio de la reforma energética podría sufrir un retraso hasta mediados de julio, después de haber insistido durante meses que la fecha límite era el día 31 de junio, según confirmó una portavoz ministerial.

Soria dijo ante periodistas tras un evento en Madrid que la reforma irá al consejo de ministros de la última semana de junio o durante la primera quincena de julio, dijo la portavoz.

El Gobierno lleva más de un año y medio intentando buscar una solución definitiva al problema del déficit de tarifa. En septiembre ya lanzó una serie de medidas de carácter impositivo con las que cerrar el problema, aunque con escaso éxito ya que el déficit de 2012 se volvió a disparar por encima de los 5.000 millones de euros.

Con el mandato casi exclusivo de solucionar este problema, que supone una deuda de los consumidores con el sector que supera los 26.000 millones de euros que crece exponencialmente, el Gobierno decidió nombrar un nuevo secretario de Estado de Energía en la figura de Alberto Nadal, hermano gemelo del asesor económico del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Nadal lleva desde últimos días de 2012 a cargo de la secretaria de Estado, manteniendo reuniones con los distintos actores del sector y, hasta el momento, lo único que ha trascendido es que la reforma atajará todos los costes regulados y se buscará una "rentabilidad razonable" a los proyectos que supondrá el cobro de un diferencial sobre el bono del Tesoro.

Entre los costes regulados figuran el régimen especial, el transporte, la distribución y las extrapeninsulares, sobre las que el Gobierno ya ha lanzado una serie de normas para reducir el sobrecoste de 1.800 millones de euros de los que Endesa es el principal beneficiado.

Todos los actores implicados han mostrado sus cartas, con las asociaciones de renovables actuando en los tribunales para impedir más recortes que consideran retroactivos y las eléctricas elevando la voz para pedir que el Gobierno se centre en los costes del régimen especial y deje a un lado los ingresos que perciben por distribución.

En un momento de nuevas dudas sobre el sector financiero, los defensores de las renovables han centrado ahora sus esfuerzos sobre las consecuencias para la banca de un posible recorte a sus emolumentos, con una deuda de más de 28.000 millones de euros que podría entrar en 'shock' si los propietarios de las plantas deciden declararse en bancarrota. (Información de Andrés González Editado por Jose Elías Rodríguez)