La obsesión de España con la alta velocidad, inmune al recorte de gasto

lunes 17 de junio de 2013 17:26 CEST
 

* El Gobierno inaugura una nueva ruta entre Madrid y Alicante

* El Ejecutivo impulsará la alta velocidad pese a los problemas presupuestarios

* Decrece el entusiasmo por los trenes caros

Por Julien Toyer

A BORDO DEL AVE MADRID-ALICANTE, 17 jun (Reuters) - Una carretera sucia de un solo sentido usada por los agricultores es la principal vía de acceso a la magnífica nueva estación de cristal y acero en la pequeña localidad de Villena, en Alicante, una de las paradas de la línea de alta velocidad inaugurada el lunes.

Es un impresionante edificio nuevo de 4.500 metros cuadrados en medio de ninguna parte.

El Gobierno central financió la línea ferroviaria entre Madrid y Alicante, en la Costa Blanca. El Ejecutivo regional iba a pagar las obras para conectar con la cercana autovía y con Villena, localidad de 35.000 habitantes. Pero se quedó sin fondos, dejando la estación en la estacada.

La situación dice mucho de España y de sus finanzas, sobre el amor hacia grandes proyectos con los que mostrar su modernidad y la incapacidad para pagarlos.

El Gobierno regional prometió finalizar las obras, pero en este momento no está claro cuándo y dónde podrá encontrar los fondos ya que, al igual que el Gobierno central, está teniendo dificultades para recortar el gasto en educación y en sanidad.   Continuación...