Primer ministro griego ofrece reabrir la televisión pública para distender crisis

sábado 15 de junio de 2013 10:38 CEST
 

Por Lefteris Papadimas

ATENAS, 15 jun (Reuters) - El primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, ofreció el viernes contratar a un pequeño número de trabajadores para reanudar la transmisión de la televisión pública para distender las protestas por el cierre repentino de la cadena de televisión estatal ERT y enmendar una división en la coalición de Gobierno.

La propuesta fue rechazada y considerada insuficiente por uno de los socios de la coalición, el partido socialista PASOK, que exige la reapertura inmediata de las estaciones de radio y televisión de ERT.

No hubo comentarios de inmediato por parte del tercer socio de la coalición, el partido Izquierda Demócrata, que también quiere la reapertura de la radiodifusora.

Grecia anunció el cierre de ERT el martes, en una de las medidas más drásticas en la lucha del país por apuntalar sus finanzas estatales en quiebra, reducir el tamaño del sector público y cumplir con los términos de un rescate financiero internacional.

La decisión desató una huelga a nivel nacional el jueves, con miles de personas saliendo a las calles en señal de protesta, y una crisis política que ha renovado los temores a una inestabilidad política en el país.

El viernes, la comisión de coordinación de asociaciones de prensa (ETER) decidió por unanimidad continuar una huelga de todos los medios de radio y televisión ante el cierre de ERT.

"Estamos continuando con nuestra lucha para cancelar la decisión del Gobierno de cerrar ERT. Es una lucha para defender la televisión pública y la democracia", dijo la comisión.

Samaras propuso que un administrador especial designado por ERT conforme una comisión respaldada por todos los partidos para contratar trabajadores a fin de que ERT pueda reanudar de inmediato sus transmisiones.

El Gobierno ha sostenido que la medida es temporal y que ERT será relanzada como una organización más eficiente y de menor tamaño. (Información por George Georgiopoulos; Traducido por la Mesa de Santiago; Editado por Iciar Reinlein en la Redacción de Madrid)