Un italiano aplica la alta tecnología a un barco de la Copa América

jueves 13 de junio de 2013 14:39 CEST
 

Por Noel Randewich

SAN FRANCISCO, 13 jun (Reuters) - Gilberto Nobili trabaja con tecnologías de la información, pero no se sienta en una oficina como otros de sus colegas. Su espacio de trabajo se mueve por la Bahía de San Francisco a 50 millas por hora.

El desarrollador de Java y tripulante del equipo Oracle USA emplea aparatos personales como teléfonos avanzados y tabletas para dar a su equipo una ventaja de alta tecnología en la regata de la Copa América entre los barcos de vela más sofisticados.

El alto técnico italiano es uno de los musculosos 'grinders' del barco, encargado de darle vueltas manualmente a las manivelas que controlan las velas y otras partes móviles de estos catamaranes de casi 30 metros.

Estos barcos están diseñados para surcar el mar a gran velocidad con sus quillas, que se elevan y se bajan.

"Todavía estamos probando cosas, decidiendo cual es la vela y el casco más rápidos. Como marineros, vamos por sensaciones, pero también necesitamos números. La decisión definitiva sobre lo que es más rápido llega con los números", dijo Nobili, que dejó sus estudios de ingeniería en suspenso hace 13 años por una oportunidad para navegar profesionalmente.

Después de que el sueco Artemis Racing sufriera un accidente fatal en mayo cuando su catamarán se rompió y volcó, una de las prioridades para los participantes de la competición ha sido alcanzar el mejor equilibrio entre velocidad y estabilidad. La electrónica a bordo juega un papel clave.

Los avances en la tecnología, que incluyen dinámicas de computación sobre fluidos y la capacidad de procesar cada vez más cantidad de datos, han dado a los diseñadores ventajas que sólo podían soñar en otras ediciones de la Copa América.

Las regatas, cuyo comienzo se espera para julio para ver cual de los tres equipos desafían al ganador anterior, el Oracle, están apoyadas por el millonario del software Larry Ellison. Las finales serán en septiembre.   Continuación...