Banco Mundial reduce previsión de crecimiento global en "nueva normalidad"

jueves 13 de junio de 2013 08:04 CEST
 

WASHINGTON, 13 jun (Reuters) - El Banco Mundial recortó su proyección del crecimiento global, diciendo que la economía debería expandirse más lentamente este año que el anterior debido a una recesión más profunda de lo esperado en Europa y a una reciente desaceleración en algunos mercados emergentes.

En su informe bienual Perspectivas Económicos Globales, advirtió de que las grandes economías en desarrollo, que en los últimos años han dirigido la expansión mundial, no experimentarán el mismo auge que vieron antes de la crisis financiera y tendrán que centrarse en realizar reformas estructurales para seguir expandiéndose.

El banco prevé ahora que el Producto Interior Bruto (PIB) del mundo crezca un 2,2 por ciento este año, una décima menor que la expansión del año pasado. En la última estimación divulgada en enero, el Banco Mundial esperaba una expansión del 2,4 por ciento para 2013.

Andrew Burns, uno de los principales autores del informe, dijo que la economía mundial debería ser menos volátil en el futuro, pero que el crecimiento se desaceleraría.

El Banco Mundial proyecta que la economía global debería expandirse alrededor de un 3 por ciento en 2014, y en cerca de 3,3 por ciento en 2015.

"El crecimiento no es más lento debido a una demanda inadecuada sino porque, en nuestra opinión, la expansión sumamente rápida que vimos en el periodo previo a la crisis se debió a una fenómeno de burbuja", declaró Burns a periodistas.

"Lo que estamos viendo ahora está más en línea con el potencial de crecimiento subyacente (...) Por lo tanto, se trata de un caso en el que nos movemos hacia una nueva normalidad posterior a la crisis", explicó.

Parte de esta "nueva normalidad" arrojará tasas de crecimiento menores en países como Brasil, India, Rusia y China, ante la moderación de los precios de las materias primas y en momentos en que las naciones buscan reequilibrar sus economías, dijo el Banco Mundial.

La entidad recortó su pronóstico de crecimiento para las naciones en desarrollo, que el año pasado se expandieron a su menor ritmo en una década, a 5,1 por ciento, desde un 5,5 por ciento previsto en el reporte de enero.

El banco dijo que el crecimiento en estos países debería repuntar lentamente en el futuro, a un 5,6 por ciento el año próximo y 5,7 por ciento en 2015.

En cuanto a la eurozona y a la incertidumbre mundial en EStados Unidos, la entidad dijo que debería disminuir como riesgos importantes sobre la economía mundial en el futuro. En cambio, los países en vías de desarrollo tendrán que estar pendientes de los efectos colaterales de la enorme expansión monetaria en países como Japón y Estados Unidos. (Información de Anna Yukhananov; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)