El primer ministro de Japón se compromete a aumentar las rentas

miércoles 5 de junio de 2013 10:01 CEST
 

Por Kaori Kaneko y Tetsushi Kajimoto

TOKIO, jun 5 (Reuters) - El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se comprometió a aumentar las rentas en un 3 por ciento anual y establecer zonas económicas especiales para atraer a las empresas extranjeras en el último tramo de una serie de medidas orientadas a impulsar el crecimiento de la tercera economía más grande del mundo.

El aumento de las rentas es vital para el éxito de los objetivos ambiciosos de Abe de poner a fin a años de deflación y décadas de estancamiento económico durante los cuales China superó a Japón en los rankings económicos mundiales.

La amplia expansión monetaria del Banco de Japón, anunciada en abril, pretende alcanzar una inflación de un 2 por ciento en menos de dos años. Los analistas dicen que los salarios tendrán que subir más rápido para poner los precios al consumidor y el crecimiento en un dirección ascendente sostenible.

Abe también se está cuidando de no aparecer beneficiando a las empresas por encima de los consumidores antes de unas elecciones en la Cámara alta en julio.

"Creo que el objetivo más importante por alcanzar es el ingreso per cápita nacional bruto", dijo Abe el miércoles en un discurso, el último donde revela medidas que quieren trazar el crecimiento a largo plazo.

"Eso es porque el objetivo de nuestra estrategia de crecimiento no es más que crear puestos de trabajo para personas entusiastas y elevar el salario para aquellos que trabajan duro (...) En pocas palabras, dejar que las familias se beneficien. Ese es el punto", agregó.

La estrategia de crecimiento es la "Tercera Flecha" en su receta de medidas conocidas como "Abenomics" para estimular el crecimiento sostenible. Las primeras dos "flechas" son la política monetaria ultra laxa y un fuerte gasto fiscal.

El popular primer ministro, quien asumió el cargo en diciembre tras una sólida victoria electoral de su partido, dijo que apuntará a ganancias anuales del 3 por ciento o más en el ingreso nacional bruto per cápita. Eso sería un aumento de 1,5 millones de yenes (11.466 euros) durante 10 años a partir de unos 3,84 millones de yenes en 2012. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Raquel Castillo)