Banco de España allana terreno para nuevas reformas empleo y pensiones

viernes 31 de mayo de 2013 14:40 CEST
 

MADRID, 31 may (Reuters) - El Banco de España instó al Gobierno a profundizar en la reforma laboral de forma que sea posible reducir aún más los salarios y abogó por adelantar la entrada en vigor del retraso en la edad de jubilación.

"Sería aconsejable anticipar la entrada en vigor del retraso en la edad de jubilación y del alargamiento del período de cálculo de la base reguladora, aprobados en la última reforma del sistema de pensiones, dado que, atendiendo a la intensificación del problema desde que aquella entrara en vigor, los plazos acordados resultan muy dilatados", dijo el banco central en su informe anual.

España ya aprobó una profunda reforma del sistema en 2011 bajo el anterior Gobierno socialista que supuso el retraso de la edad de jubilación desde los 65 años actuales hasta los 67 años de forma gradual entre 2013 y 2027.

La norma dejaba pendiente la regulación del factor de sostenibilidad - un mecanismo de ajuste automático de las prestaciones para adaptarlas al ciclo económico y la creciente esperanza de vida de la población- que debía empezar a aplicarse en el año 2027. El Gobierno del Partido Popular introdujo sin embargo en la ley de estabilidad presupuestaria aprobada el año pasado la posibilidad de adelantar su entrada en vigor si se proyectaba un déficit en el largo plazo del sistema de pensiones.

En sintonía con la autoridades europeas, y ante la elevada tasa de paro en España, la institución "aconseja mantener y profundizar el impulso reformador mediante la adopción de medidas adicionales que promuevan la creación de empleo a corto plazo y faciliten la flexibilidad de los salarios".

En concreto, el banco central dirigido por Luis María Linde pide estudiar "nuevas fórmulas que permitieran, en casos especiales, la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la negociación colectiva, o mecanismos excepcionales para evitar que el salario mínimo actúe como una restricción para grupos específicos de trabajadores con mayores dificultades para su empleabilidad".

Bajo el dictado de Bruselas, el Gobierno introdujo en 2012 una reforma laboral que abarataba el despido y permitía la rescisión unilateral de contratos, pero que no ha conseguido resultados visibles de mejora del mercado laboral.

En el discurso ante el consejo de gobierno del banco, Linde reiteró que la recuperación será moderada en 2014 con tasas de desempleo todavía "demasiado elevadas", y en un clima de incertidumbre no exento de riesgos.

Linde reconoció la mejoría en los costes de financiación del Estado español, pero destacó que esta evolución no se ha trasladado a los hogares y empresas, por lo que instó a tomar medidas que abran el crédito a las pymes.

Esta demanda está en línea con la que ha hecho en repetidas ocasiones el Gobierno español al Banco Central Europeo, aunque Linde no mencionó a la institución presidida por Mario Draghi.

"Parece igualmente que los efectos más restrictivos tienden a concentrarse sobre las pequeñas y medianas empresas. Este es, en mi opinión, un problema que justifica el diseño de medidas especialmente dirigidas hacia este sector", dijo. (Información de Tomás Cobos y Manuel María Ruiz; editado por Jose Elías Rodríguez)