Las madres son cada vez más el sostén de las familias estadounidenses-estudio

domingo 2 de junio de 2013 11:29 CEST
 

2 jun (Reuters) - Las madres son la primera y única fuente de ingresos para un creciente número de familias en Estados Unidos, una tendencia que forma parte de un importante cambio ocurrido en los hogares y lugares de trabajo de ese país desde la década de 1960, dijo el Centro de Investigaciones Pew en un estudio publicado esta semana.

Basado en datos de la Oficina de Censos de Estados Unidos, el estudio dijo que el 40 por ciento de todos los hogares estadounidenses con niños dependían de las madres como la principal o única fuente de ingresos.

La cifra significó un fuerte incremento con respecto al 11 por ciento de las familias en 1960.

Las denominadas "madres sostén" se dividen en dos grupos: un 37 por ciento de madres casadas que tienen mayores ingresos que sus maridos y un 63 por ciento de madres solteras, indicó el estudio Pew.

Además, dijo que las mujeres casadas que superan los ingresos de sus maridos tendían a ser de mayor edad, blancas y con educación universitaria y con remuneraciones mucho mejores que las madres solteras, que eran jóvenes, en su mayoría negras o hispanas y con menos probabilidad de tener un título universitario.

Las madres solteras actualmente constituyen un cuarto de todos los hogares estadounidenses con niños. Las mujeres conforman casi la mitad de la fuerza de trabajo del país.

Según el estudio Pew, la tasa de empleo de madres casadas con hijos ha escalado a un 65 por ciento en el 2011, desde el 37 por ciento de 1968.

En una encuesta de opinión pública que examinaba el impacto de las madres con trabajos remunerados, Pew descubrió el mes pasado que alrededor de dos tercios de los estadounidenses reconocían claros beneficios económicos para las familias gracias a las ganancias que las madres obtienen en sus espacios de trabajo.

De todos modos, la encuesta indicó que el 74 por ciento de los adultos dijo que el creciente número de madres con trabajo remunerado había vuelto más difícil para los padres la crianza de sus hijos. Además, la mitad opinó que afectaba el éxito de los matrimonios. (Información de Tom Brown. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Jaime Giménez)