La Unión Europea sospecha que un insecticida de BASF daña a las abejas

lunes 27 de mayo de 2013 19:24 CEST
 

FRANCFÓRT, Alemania, 27 may (Reuters) - El regulador de seguridad alimentaria de la Unión Europea ha añadido un insecticida de BASF a la lista de productos químicos de los que sospecha que juegan un papel importante en el descenso de la población de abejas.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) dijo el lunes en un comunicado que el fipronil de BASF supone un "riesgo grave para las abejas cuando se usa como tratamiento para las semillas de maíz", citando en concreto el polvo a la deriva.

BASF tiene hasta el 14 de junio para presentar un comentario sobre el informe ante la Comisión Europea, que discutirá una posible prohibición con responsables de los gobiernos de la Unión Europea en julio.

El mes pasado, la UE prohibió durante dos años tres de los pesticidas más usados en el mundo por el temor a que estén relacionados con una caída en la población de abejas críticas para la producción de cultivos.

La sanción afecta a los pesticidas conocidos como neonicotinoides, producidos principalmente por la alemana Bayer y la suiza Syngenta, a pesar de que los 27 estados miembros de la UE no lograron alcanzar un acuerdo sobre el tema.

BASF, que declinó ofrecer las cifras de ventas de fipronil, dijo en su comunicado también el lunes que la evaluación de la AESA no pone de manifiesto ningún nuevo riesgo para la salud de las abejas por los usos aprobados del fipronil.

"BASF y otros expertos siguen convencidos de que el actual descenso observado en las poblaciones de abejas resulta de otras causas más que el uso de productos de tratamiento de semillas que contienen fipronil", añadió.

BASF dijo que los productos a base de fipronil llevan en el mercado desde 1993 y se emplean en más de 70 países.

A diferencia de los neonicotinoides, el fipronil no se usa ampliamente en Europa, y solo cinco países lo aplican para la producción de maíz. (Información de Ludwig Burger en Francfórt y Charlie Dunmore en Bruselas; Traducción de Teresa Medrano en la Redacción de Madrid)